Actualidad

Mila Ximénez murió sin cumplir su mayor deseo pero logró otro

Desde que empezó a sentir que la vida se le iba por culpa del cáncer, Mila Ximénez se dio cuenta de que no podría cumplir su mayor deseo: ver de nuevo a sus nietos. La pandemia frustró sus planes de viajar a Amsterdam para, ¿despedirse para siempre?, estar unos días con Alexander, de trece años, y Victoria, de siete. No pudo ser. Cuando ya podría haberse trasladado a Holanda, las fuerzas le fallaron, se sentía impotente para viajar tan lejos.

Su hija Alba sí vino a Madrid para acompañar a su madre en sus últimos días de vida. Le comunicaron que el fatal desenlace estaba cerca y viajó inmediatamente a la capital de España antes de que su madre fuera sedada. Así pues, pudo despedirse de ella con todo el cariño que se merecía esa madre coraje y luchadora.

Lea también - Alba Santana, rota de dolor, acude al tanatorio para despedir a su madre, Mila Ximénez: la profunda tristeza de la familia

Alexander y Victoria preguntaban constantemente por su abuela, nadie se atrevió a confesarles que no volverían a verla y ellos mantenían la esperanza del reencuentro.

Esta misma semana, las cenizas de la fallecida descansarán en una urna instalada en un lugar especial de la casa holandesa de su hija, su yerno y sus nietos, será una especie de "resurrección" para tenerla siempre cerca y recordarla.

Lea también - El último deseo de Mila Ximénez: será incinerada y sus cenizas se las lleva su hija Alba a Ámsterdam

Fue la misma Mila quien expresó ese deseo, que sus cenizas reposaran cerca de las personas a las que más quería en este mundo: Alba, Alexander y Victoria, su razón de ser y de vivir, los que más le animaban en sus peores momentos, sin olvidarnos de sus tres hermanos, cuyo comportamiento en estas fechas postreras está siendo excepcional. Esa era la suerte de la periodista sevillana: contar con tantas personas que la querían, más bien la adoraban, familiares y amigos que hoy lloran su ausencia.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Yo particularmente nunca tendría en casa las cenizas de un ser querido, me parecería más apropiado que la hija se las llevase a Ámsterdam y las depositarán en un columbario.... Así estaría cerca y la podrían visitar cuando quisieran.....

Puntuación 1
#1
A Favor
En Contra

Algo macabro y siniestro tener en una casa las cenizas de un difunto, no?

Puntuación 1
#2