Actualidad

Carlo Ancelotti vuelve al Real Madrid junto a su mujer tras enterrar a la madre de sus dos hijos en Italia

Carlo Ancelotti es el elegido por Florentino Pérez para hacerse con las riendas del Real Madrid. El italiano regresa al que fue su hogar desde 2013 a 2015 para relevar a Zinedine Zidane y liderar el nuevo proyecto blanco. El entrenador del Everton ha ganado la partida a Antonio Conte o Raúl González Blanco, los otros candidatos al banquillo merengue.

La llamada del Madrid es irrechazable para el entrenador de la Décima. El técnico está muy ilusionado con su nueva etapa en Madrid, adonde ha aterrizado acompañado por su segunda mujer, Mariann Barrena McClay, con quien se casó en 2014 en Vancouver, ciudad natal de la novia.

Su fichaje por el Madrid es una alegría para Carlo, quien hace tan solo una semana recibió una de las peores noticias de su vida: la muerte de su primera mujer y madre de sus dos hijos, Luisa Gibellini, quien falleció el pasado 23 de mayo en Italia tras varios días enferma. Ancelotti se desplazó hasta su país natal para despedirla.

La relación entre Ancelotti y Gibellini comenzó en 1983, cuando él era futbolista del AS Roma y ella su fan número uno. Al igual que su marido, Luisa también era una apasionada del deporte. Practicaba softball, una derivación del béisbol, y jugaba al fútbol como portera. Además, le encantaba el tenis.

Luisa y Carlo estuvieron juntos más de 25 años. Fruto de su relación nacieron Davide y Katia, quienes están muy unidos a su padre. Y es que mientras que él es uno de sus ayudantes en el Everton, ella también reside en Inglaterra y está casada con el nutricionista del club inglés. Es probable que el varón se mude a Madrid junto a su progenitor.

Lea también - La incendiaria carta de Zidane contra Florentino Pérez se fraguó durante una comida con su mujer tras su adiós al Real Madrid

El matrimonio se rompió en 2008 y Ancelotti encontró de nuevo el amor junto a Mariann, la mujer que le acompaña en todas sus aventuras en el fútbol. Desde Inglaterra a Francia, pasando por España, Alemania, Italia y ahora, de vuelta a Madrid.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.