Actualidad

Iker Casillas y Sara Carbonero venden su casa de La Finca tras el divorcio: ¿dónde vivirá ahora la periodista?

Tras el divorcio, Iker Casillas (40) y Sara Carbonero (37) ya se han deshecho de su casa de La Finca. Se trata de la espectacular propiedad en la que vivieron en Madrid y en la que la periodista estaba viviendo con sus dos hijos, Martín de 7 años y Lucas de 4, tras la separación.

Viva la vida desveló este domingo que el ex portero y la presentadora le han vendido la impresionante mansión a una familia de empresarios. 

Así las cosas, contaron que Sara se ha mudado a la misma zona zona donde vivió los primeros meses de relación con Iker, por Boadilla del Monte. El ex jugador, por su parte, se habría comprado otra vivienda en la misma urbanización. Hay que recordar que tras la separación él se instaló en un ático cercano al domicilio para estar cerca de sus hijos y recogerlos cada mañana para llevarles al colegio. 

Lea tambiénIker Casillas y Sara Carbonero, al mal tiempo buena cara: celebran con los niños el 40 cumpleaños del ex portero

Tras desvelar esta información, algunos colaboradores del espacio como Kiko Matamoros aportaron sus propias conclusiones: "Ella está siendo muy generosa con él por el bien de sus hijos. Lo tienen clarísimo. Están siendo ejemplares en el comportamiento que está teniendo".

Emma García, por su parte, añadió: "Yo creo que Sara después de todo lo que ha pasado le ha servido para un crecimiento personal brutal y esto le ha servido para gestionar toda esta historia de esta manera. Son dos personas que reman en la misma dirección para que sus hijos sigan manteniendo una familia". A pesar de todo, las últimas informaciones sobre la supuesta amiga búlgara del ex portero no le habrían sentado del todo bien a Carbonero

Así es la casa de La Finca

El chalé de La Finca se lo compraron al arquitecto Alberto Martín y su ex esposa, la actriz Lydia Bosch, en el año 2014. La propiedad fue reformada y en abril del año pasado la pusieron a la venta en la web de idealista.com, coincidiendo con la compra que Iker hizo, a su nombre, en Pintor Rosales.

Lea tambiénImponen la ley del silencio a Nadia Alexandrova, la presunta amante búlgara de Iker Casillas

Iker y Sara lo pusieron a la venta por 4.900.000 euros, casi el doble de los 2,5 millones que pagaron en su día. Según el anuncio que tenían colgado antes de encontrarle inquilinos, se trata de una fabulosa propiedad de 1.000 metros construidos, seis habitaciones, todas ellas en suite, con baño, gimnasio, spa, dos salones comunicados entre sí y una gran cocina con isla y mesa para ocho.

El jardín es también enorme, tiene porche, barbacoa y, por supuesto, un futbolín. Además, la casa tiene dos piscinas: una interior climatizada y otra exterior, como hemos tenido oportunidad de comprobar en sus respectivas redes sociales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin