Actualidad

Kalina de Bulgaria y Kitín Muñoz: de los palacios de Mohamed VI en Marruecos a un hotel de las afueras en Madrid

La peor crisis de España con Marruecos tras la "invasión" de Ceuta por parte de migrantes desde el otro lado de la frontera, usados por el país vecino como escudo humano para presionar al Gobierno español, pone de actualidad las relaciones entre ambos reinos. 

Y pocos españoles han estado tan cerca de Mohamed VI como Kalina de Bulgaria y su marido el explorador Kitín Muñoz, que vivieron bajo el amparo del monarca alauita durante muchos años, residieron en Rabat y hasta le hicieron padrino de su hijo, uno de cuyos nombres en Hassan, en honor al padre del jefe del Estado marroquí. Pero es que, por otra parte, la cercanía del padre de la princesa Kalina, Simeón de Bulgaria, y su familia, con Felipe VI y los Borbones es estratosférica. Por supuesto, Kitín y Kalina estuvieron junto a los Reyes en su despedida de Marruecos, en la Biblioteca Española, durante la visita de Felipe VI Letizia al vecino del sur en febrero de 2019.

Después de 13 años residiendo en Rabat, Kalina de Bulgaria, su marido Kitín Muñoz y su hijo Simeón Hassan se han establecido en Madrid, desde donde piensan trasladarse a Bulgaria, país de origen de Simeón de Sajonia-Coburgo-Gotha, el padre de Kalina. Nacido rey de aquel país durante un breve periodo, cuando solo tenía tres años, Simeón vivió un asombroso devenir político después de décadas de exilio, al ser elegido en 2001, primer ministro de la República de Bulgaria.

Lea también: Kalina de Bulgaria y Kitín Muñoz viven como reyes en Marruecos pero quieren volver a España

Simeón ya no está ahora en política, pero sigue viviendo parte del año en Sofia, la capital búlgara, donde nació. De sus cinco hijos, solo Kalina siente la misma pasión por Bulgaria, a donde viaja menudo. Además, la princesa habla el idioma y parece que quiere establecerse allí con su familia. La única chica entre los cuatro varones de Simeón y Margarita Gómez-Acebo siempre fue una mujer original, bohemia y poco convencional, incluso extravagante, con aficiones artísticas, que encontró la pareja ideal, en Kitín Muñoz, explorador, aventurero y admirador de su maestro, Miguel de la Quadra Salcedo.

¿Pero a qué puede dedicarse en Bulgaria Kitín Muñoz, hijo de militar, sin estudios universitarios y cuyos trabajos remunerados hasta ahora han sido los relacionados con su afición a explorar? Mientras vivieron en Marruecos, Muñoz promocionaba actividades folklóricas y costumbristas de las tribus nómadas del desierto, aunque sin retribución conocida. También fue nombrado Embajador de Buena Voluntad de la Unesco, algo más honorífico que rentable. Ni negocios, ni fortuna. 

Kalina por su parte, se dedicaba en Rabat a la hípica, su gran pasión, con caballos salidos de las cuadras de la Familia Real marroquí. La excelente relación de Simeón con Hassan II, de quien fue asesor económico, se mantuvo durante el reinado de Mohamed VI. Hasta el punto de que Kalina y Kitín eran tratados en Marruecos como príncipes (ella lo es), invitados del rey con todas las prebendas y privilegios.

Pero algo ocurrió para que dejaran el país en el que eran tan felices y vivían cómodamente, y se instalaran en España, en condiciones menos atractivas. También es cierto que la corte marroquí ha cambiado mucho desde que Mohamed VI se divorció de su esposa Lalla Salma Bennani (madre del príncipe heredero y de su hermana, Moulay Hassan y Lalla Khadija). 

Mohamed se ha hecho inseparable de Gladiator, un boxeador alemán de 32 años, de origen marroquí y vida judicial azarosa. El monarca alauita, de 57 años, padece además ciertos problemas de salud que le tienen alejado de Marruecos mientras le tratan en clínicas de Francia, donde tiene palacios y mansiones por todo el país, además de yates y aviones privados.

Un hotel a las afueras

En España, y esto es lo más llamativo, Kalina y Kitín residen con su hijo desde su llegada a España, en un hotel a las afueras de Madrid, cuando la casa familiar de Simeón y Margarita es enorme: un palacete donde hay sitio para todos, situado cerca de la Ciudad Universitaria. Allí, normalmente, solo están Margarita y el servicio, ya que la esposa de Simeón prefiere vivir en España, al contrario que su marido, que pasa largas temporadas en Sofía. 

Familia de los Borbones e íntimos de Mohamed VI

Kalina de Sajonia-Coburgo-Gotha y Gómez-Acebo o Kalina de Bulgaria (Madrid, 17 de enero de 1972) es la única hija del Zar Simeón II de Bulgaria y de su esposa Margarita Gómez-Acebo. La princesa Kalina fue educada en el Liceo Francés, como sus hermanos varones. Contrajo matrimonio con el explorador Kitín Muñoz el 26 de octubre de 2002 en el Monasterio de Rila, en Bulgaria. La ceremonia nupcial fue católica pero sucedida por una bendición ortodoxa. Kalina dio luz en 2007 a un hijo, Simeón Hassan Muñoz, en el hospital Lozenets en Sofía (Bulgaria).

El pequeño Simeón Hassan fue bautizado en Sofía, Bulgaria, el 25 de abril de 2007, y sus padrinos fueron el rey Mohamed VI de Marruecos y la princesa Irene de Grecia y Dinamarca, hermana de doña Sofía. Han residido largas temporadas en Marruecos, cerca de Rabat. En el año 2013, la princesa Kalina solicitó y obtuvo la nacionalidad búlgara para ella y su hijo. Ello le permite participar como amazona en competiciones nacionales e internacionales representando a Bulgaria. Tiene doble nacionalidad: española y búlgara.

La amistad entre Simeón de Bulgaria y los suyos con don Juan Carlos, doña Sofía y sus tres hijos, incluido Felipe VI, es tan cercana que son considerados una prolongación de la familia, y no solo porque emparenten por la parte de los Gómez Acebo o por el azulísimo Sajonia-Coburgo-Gotha. En sus memorias, publicadas hace cinco años y tituladas Un destino singular, el Zar Simeón de Bulgaria, que en dos semanas cumple 84 años, dedica muchas páginas al hoy Emérito. Su relación con don Juan Carlos es anterior a su exilio español, ya que además de ser parientes tanto por el lado Borbón como por el Orleans, su madre, la reina Juana, era hija de Víctor Manuel III de Italia, y compartió exilio en Estoril con los condes de Barcelona, lo que estrechó los lazos entre ambas familias. Incluso pudo ser tía de don Juan Carlos, pues la primera novia de éste, la princesa María Gabriela de Saboya, era sobrina de la madre de Simeón. Radicado en España desde 1951, Franco le proporcionó un exilio dorado. Aquí coincidió con Margarita Gómez-Acebo, prima de Luis Gómez Acebo, marido de la duquesa de Badajoz, Pilar de Borbón, hermana de don Juan Carlos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin