Actualidad

La jueza Ruth Bader Ginsburg le deja 40.000 dólares a su asistenta en herencia

La jueza del Tribunal Supremo de Estados UnidosRuth Bader Ginsburg, murió el pasado mes de septiembre en Washington a los 87 años tras una larga lucha contra el cáncer de páncreas que padecía. Su herencia, estimada en seis millones de dólares, ha ido a parar casi íntegra a sus hijos, Jane y James Ginsburg, aunque Ginsburg reservó un pellizco de 40.000 dólares para su asistenta.

Se llama Elizabeth Salas y trabajó con la magistrada durante 22 años y su lealtad y buen trabajo ha sido reconocido y gratificado por la que fuera su jefa, según TMZ.

Lea también - Felipe de Edimburgo deja más recuerdos que riquezas: así se distribuye su herencia

La fortuna de la jueza Ginsburg, que se convirtió en un referente en la lucha contra la discriminación por cuestión de género y un bastión progresista en el Tribunal Supremo, incluye libros, arte, esculturas, pinturas, fotografías, plata, porcelana, joyas, coches y muebles, entre otros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin