Actualidad

El príncipe Harry confiesa sus adicciones y lanza un ataque demoledor: "No pararán hasta que Meghan muera"

El príncipe Harry (36) se ha liberado desde que abandonó la Familia Real británica. El marido de Meghan Markle se muestra tal y como es en la nueva serie documental titulada The Me You Can't See (Lo que no puedes ver de mí), que ha creado junto a la presentadora Oprah Winfrey (67).

La vida de Harry está marcada por la muerte de su madre, Lady Di, cuando él tan solo tenía 12 años. En aquel momento siente que tenía "la cabeza metida en la arena y simplemente se resquebrajaba", y agrega: "Si la gente hubiera dicho: '¿Cómo estás?' diría que 'bien'. Nunca feliz. Nunca triste, muy bien", señala.

Adicción a las drogas y el alcohol

Su adolescencia cambió para siempre por este dramático suceso que le llevó a caer en un mundo de drogas y alcohol: "Estaba dispuesto a beber, estaba dispuesto a tomar drogas, estaba dispuesto a intentar hacer las cosas que me hacían sentir menos como me sentía", le confiesa en el documental a Winfrey.

"Pero poco a poco me di cuenta de que, está bien, no estaba bebiendo de lunes a viernes, pero probablemente bebería el equivalente a una semana en un solo día, un viernes o un sábado, por la noche. Y estaba bebiendo, no porque lo disfrutara, sino porque estaba tratando de enmascarar algo", alega en la entrevista.

Lea también - Las posibles represalias al príncipe Harry tras su última entrevista contra la corona: "Están horrorizados"

"No pararán hasta que Meghan muera"

Al referirse a la muerte de su madre, Harry lanza un duro ataque contra los medios de comunicación, a los que tacha de racistas por sus ataques a Meghan. "A mi madre la persiguieron hasta la muerte, porque tenía una relación con alguien que no era blanco, y mira lo que pasó. ¿Queremos que la historia se repita? No pararán hasta que ella muera. Es terrorífico perder a otra mujer en mi vida", confiesa.

Sus años de terapia

Para tratar de superar la muerte de Diana, en agosto de 1997, el hijo de Carlos de Inglaterra recurrió a terapia: "Soy una de las primeras personas en reconocer que, en primer lugar, tenía miedo, cuando fui a terapia por primera vez, miedo a perder", asegura. "Cuatro años de terapia para una persona que nunca pensó que alguna vez la necesitaría o haría terapia es... eso es mucho tiempo. Yo tampoco estaba en un ambiente en el que se animara a hablar de eso", cuenta, quejándose de la falta de comunicación de la familia.

Lea también - El príncipe Harry habla del dolor con el que creció por el sufrimiento de sus padres y le hace una promesa a Meghan y sus hijos

Ataques de pánico y ansiedad severa

El nieto de Isabel II se refiere al periodo de los veintitantos como un "tiempo de pesadilla en mi vida", con "ataques de pánico, ansiedad severa". Harry dice que estaba continuamente en "modo de lucha o huida" y "enloqueciendo" a menudo. Así lo explica el propio esposo de Meghan:

"Cada vez que me subía al automóvil y cada vez que veía una cámara, empezaba a sudar. Sentía como si la temperatura de mi cuerpo fuera dos o tres grados más alta que la de todos los demás en la habitación. Me convencía a mí mismo de que mi rostro estaba rojo brillante y todos podían ver cómo me sentía, pero nadie sabría por qué", declara.

Una vez pasado el tiempo, Harry entiende por qué se sentía de aquella manera: "Ahora, en retrospectiva, mirando hacia atrás, todo es cuestión de tiempo. Hacia el final de mis 20, todo se volvió realmente agitado para mí. Hasta el punto del agotamiento, estaba viajando por todos lados". Al parecer, le decían: "Necesitamos que alguien vaya allí: Nepal, Harry. Ve tú". Explica que eso le llevó al agotamiento, aunque también reconoce que siempre fue un tanto asertivo.

Lea también - El príncipe Harry despotrica contra el "zoo" de su familia: la frase que le dijo Meghan Markle para animarle a abandonar la corona

Negligencia de la Corona británica

En su entrevista también habla de la indefensión que sufrieron tanto él como su mujer cuando eran miembros de la Casa Real. Trataron de pedir ayuda a 'la Firma', pero no obtuvieron socorro. Harry lo lamenta: "Pensaba que mi familia me ayudaría, pero todas las peticiones, todas las señales encontraron un silencio o una negligencia total. Pasamos cuatro años tratando de que funcionara. Hicimos todo lo que pudimos para quedarnos allí y seguir haciendo nuestro trabajo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin