Actualidad

Cayetano Martínez de Irujo, el gran ausente en la boda de su sobrino Carlos con Belén Corsini: "No estará", anuncia el duque de Alba

Cayetano Martínez de Irujo, operado el pasado viernes de una obstrucción intestinal, no podrá estar en la boda de su sobrino Carlos Fitz-James Stuart con Belén Corsini el próximo sábado. Así lo ha confirmado el duque de Alba y padre del novio, Carlos Fitz-James Stuart, este mismo martes a las puertas del hospital donde descansa su hermano tras la intervención. 

El duque de Alba se ha desplazado al hospital La Luz para visitar a Cayetano. Tras una hora en el interior del edificio, Carlos ha abandonado el centro médico y ha contado a los reporteros de Europa Press cómo se encuentra el jinete: "Pues el pobre está muy cansado y le duele porque le han hecho... Tenía una cornada ahí importante y bueno, está deseando salir", ha explicado. "Ha sido un tema intestinal y yo creo que ya está bien", ha alejado, visiblemente aliviado tras haber comprobado de primera mano cómo está su hermano.

A pesar de la mejoría de Cayetano y de la intención de este de ver casarse a su sobrino, el duque de Alba ha confirmado el peor de los presagios: su hermano será el gran ausente en la boda de su hijo Carlos con Belén. "Por lo menos dos o tres días tiene que estar, así que no estará en la boda", ha desvelado, dejando claro que sus rencillas forman parte del pasado: "Yo me llevo bien con todo el mundo", ha sentenciado.

Los problemas crónicos que padece el conde de Salvatierra, de 58 años, le han llevado más de una decena de veces a ser intervenido de adherencias en las paredes del intestino, algo que produce una grave paralización del aparato digestivo con peligro para su vida si no se diagnostica de inmediato. Eso ocurrió cuando le operaron en Sevilla en otoño de 2014, poco después del fallecimiento de su madre, una intervención que no tuvo buenos resultados, y fue trasladado a Madrid, en grave estado, donde el eminente cirujano Enrique Moreno le salvó la vida, según contaba el propio jinete.

Desde entonces pasó varias veces más por las manos del famoso médico, conocido en todo el mundo por sus éxitos en los trasplantes. Uno de sus pacientes fue Raphael, con un trasplante de hígado, que le devolvió a la vida y a los escenarios. El quinto hijo de la duquesa de Alba llevaba un tiempo muy recuperado pero siempre consciente del problema crónico que arrastra, agravado a veces por hacer ejercicio sobre todo desde que ha vuelto a la competición hípica.

El jueves pasado sintió que la gastroenteritis que padecía, podía ser una nueva crisis de adherencias intestinales y por su propio pie se fue a la Clínica de la Luz, donde quedó ingresado y en observación, hasta que el viernes por la tarde fue operado por el doctor Moreno, una intervención que adelantó en exclusiva Informalia, en el mismo momento que el duque de Arjona estaba en quirófano. Su novia Bárbara no se ha movido del hospital y sus hermanos Carlos, Eugenia y Fernando han pasado por la clínica, muy pendientes de su evolución.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin