Actualidad

Paula Echevarría, atrapada en un coche y rodeada de leones

Jesús Calleja lleva al límite a sus invitados en Planeta Calleja. Paula Echevarría y Miguel Torres lo han comprobado en sus propias carnes durante el programa que grabaron junto a él en Kenia, donde han vivido una experiencia terrorífica cuando se quedaron "encerrados en un coche rodeados de leones".

No fue fácil convencer a la actriz para una aventura así, pero cuando el rodaje iba a comenzar, llegó la pandemia, tal y como recuerda Calleja en Lecturas: "Estábamos en Kenia rodando y empezaba todo en España. Lo intuí y llamé a casa para decirles que se prepararan para un posible confinamiento. Paula pensó que estaba loco y a los cinco o seis días nos confinaron. Paramos todo hasta junio", explica.

Por fortuna, el viaje se pudo llevar a cabo meses después y la experiencia ha emocionado a Paula: "Llevaba cinco años invitándola, pero no quería aventura. La convencí y ahora no entiende cómo quería perdérselo. Creo que les he abierto el mundo a un tipo de vacaciones que no conocían y que van a repetir. Aventura contenida, durmiendo en un buen hotel, como a ella le gusta. Como lo sabía, le preparé grandes sorpresas en reservas espectaculares para que viera que también se puede vivir aventura sin dormir a la intemperie. Hemos hecho muy buena amistad, me llama 'Mari Carmen'", cuenta el aventurero leonés.

Preguntado sobre si ha vivido algún susto en esta temporada, Calleja responde: "Con Paula nos quedamos atascados de noche con el coche en un fangal rodeado de leones. Tuvimos que salir a buscar piedras y los dejamos solos en el coche con los leones rugiendo a su alrededor, histéricos los pobres".

En la nueva temporada, el aventurero también cuenta con invitados como Willy Bárcenas, de quien se llevó una muy grata impresión: "Nos hacemos con la imagen de alguien en función de su apellido y no de su persona, y luego cuando la conoces te llevas siempre una sorpresa, y para mí ha sido para bien. Es el hijo de quien es, pero él ha hecho su vida, no ha escogido dónde nacer y tiene que adaptarse a la situación. Lo que destaco de Willy es la sinceridad. Yo tengo un instinto enorme para saber quién me la está colocando o quién me está diciendo la verdad. Éste es de verdad, le ha tocado vivir algo muy duro, con su padre y su madre en la cárcel. Y él se está ganando la vida bien, por sus méritos, con su grupo musical. Con todo ese cóctel en la cabeza, que te puede estallar, y que además reflexiones… Pero él no lo justifica todo el rato. Lo que está mal está mal, y además lo cuenta. Después de conocerle, como sucede con otros muchos invitados", dice a Diez Minutos.

Omar Montes es otro de los que se ha ido de aventura con Calleja. Así define el presentador al cantante de reguetón: "Omar no deja indiferente a nadie. Muchas veces, cuando estamos hablando, tengo que mirarle a los ojos para ver si me ha metido una 'bola' o no. ¡Hace cada cosa! Llegamos del viaje, de Suecia, le veo en un programa y dice: 'Pues he estado con el Calleja. Estábamos en Suecia y nos persiguió un oso grizzly'. Yo me decía: ¿qué está contando este tío? Pero si no hay osos grizzly en Suecia y eso no ha pasado. Monta un show, tiene una imaginación tan desbordante…. Es muy divertido pero ya cuando hablamos de su vida… Le tengo mucho cariño, es como un pedazo de pan y viene de donde viene, de una vida y un lugar muy duro. Es una vivencia de barrio a la que no estamos acostumbrados. Se ha hecho a sí mismo, y de qué manera. En el año de la pandemia ha tenido más descargas que la mismísima Rosalía", declara.

Ya en la próxima temporada será el turno de Kiko Rivera, del que Calleja también habla maravillas: "Kiko en Nepal es para la siguiente temporada, pero a grandes rasgos puedo decir que es otra persona con una familia con mucha fuerza detrás, que a veces mediatiza a la persona, incluso la eclipsa. Es otro trozo de pan, buen chico, otra persona que puedo decir en mayúsculas que es mi amigo. Hemos tenido unas conversaciones muy potentes, a veces sorprendentes, en ocasiones me ha dejado descolocado. Creo que las pausas más largas que he hecho en mi vida cuando entrevisto a alguien las habré hecho con Kiko porque son historias muy impactantes que en ocasiones te sobrecogen. A veces las vidas no son tan idílicas como pensamos cuando detrás hay historias familiares que mediatizan tu existencia", sentencia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin