Actualidad

El príncipe Harry y Meghan Markle se asocian con una empresa americana a la que ella acusó de "sexista" cuando tenía 11 años

La fundación Archewell del príncipe Harry y Meghan Markle ha anunciado una asociación global de varios años con Procter & Gamble, una empresa estadounidense de bienes de consumo. Su afiliación tiene como objetivos "centrarse en la igualdad de género, los espacios en línea más inclusivos y la resiliencia y el impacto a través del deporte", según han publicado en la página web de la fundación.

Los duques de Sussex aseguran que esta asociación servirá para "construir comunidades más compasivas", ya que tienen la misión de traer un "futuro más justo para las mujeres y las niñas". "Juntos destacaremos la importancia de involucrar a hombres y niños en el impulso de la equidad de género en toda la sociedad y alentaremos el cuidado compartido en el hogar para que todos en la familia puedan prosperar", explican.

No obstante, la alianza ha llamado la atención debido a la polémica historia de la compañía, vinculada al trabajo infantil y forzado, las pruebas con animales y la fijación de precios. En 2011, la Comisión Europea impuso a la empresa una multa de 211,2 millones de euros por un cartel de fijación de precios con Unilever y Henkel. Ya en 2016, fue muy criticada a raíz de un informe de Amnistía Internacional sobre el trabajo infantil y el trabajo forzoso.

Imagen de la unión entre Archewell y P&G

Pero lo más sorprendente de su asociación es que la propia Meghan, cuando tan solo tenía 11 años, escribió a Procter & Gamble para pedir a la compañía que modificara un anuncio de jabón para platos "muy sexista" que incluía la frase: "Las madres de todo Estados Unidos están luchando contra ollas y sartenes grasientos".

Meghan incluso apareció en una entrevista en 1993 diciendo que estaba "furiosa" porque los niños de su clase habían visto el anuncio y habían dicho: "Sí, ahí es donde pertenecen las mujeres: en la cocina".

Meghan, en el momento de escribir la carta

Procter & Gamble hizo caso a su crítica y lo cambió a "Gente de todo Estados Unidos", según ha recordado la exactriz de Suits en algunas entrevistas de los últimos años. "La verdad sea dicha, a los 11 años no creo que ni siquiera supiera lo que significaba el sexismo. Solo sabía que algo me golpeó internamente que me decía que estaba mal y supe que era mal. Y usando eso como mi brújula moral y avanzando desde los 11 años, a esa edad pude cambiar este comercial", dijo durante un acto en 2018.

P&G es conocida por poseer marcas como Crest, Oral B, Gillette, Pampers y Tampax.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

!! Servicio Indisponible !!

forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.