Actualidad

Isabel II inaugura el parlamento con un discurso rotundo: "Seremos más fuertes tras la pandemia"

Isabel II se ha enfrentado este martes a su primer acto público importante desde la muerte de Felipe de Edimburgo. La reina se ha dirigido al parlamento en automóvil negro y no en un carruaje como en ocasiones anteriores. Ha estado acompañada por su hijo mayor, el príncipe Carlos, que tras la pérdida de su padre asume mayores responsabilidades.

Felipe de Edimburgo, fallecido el 9 de abril a los 99 años, acompañó durante décadas a Su Majestad en la inauguración del parlamento. En esta ocasión el trono dorado reservado a la reina se ha colocado en el centro en solitario, sin otro inmediatamente al lado. A unos metros su heredero, el príncipe de Gales, y su esposa, Camilla de Cornualles

Ya en octubre y diciembre de 2019 y en junio de 2017, Carlos sustituyó a su padre tras retirarse de sus funciones públicas. Si bien en estas ocasiones ocupó el trono de su padre, en la cita de este martes se ha mantenido en un segundo plano junto a su esposa. No obstante, sí ha acompañado a su madre hasta su asiento, mientras le agarraba la mano. 

Lea también - Isabel II vuelve al trabajo: inaugura el parlamento junto a su hijo Carlos, sustituto oficial de Felipe de Edimburgo

La reina es quien marca como jefa de Estado el inicio de las sesiones parlamentarias en el Reino Unido y lo hace invariablemente pronunciando un discurso relatico a los planes legislativos que prepara el Gobierno. 

La ceremonia ha sido reducida debido a las restricciones de Covid. Todos los presentes se han sometido a una prueba PCR negativa y por supuesto llevan mascarilla. Sin las restricciones de la pandemia, la apertura de Westminster era posiblemente el evento más colorido del año parlamentario, un acto impregnado de tradiciones y costumbres que se remontan a siglos. 

Lea también - Otra angustia para Isabel II: uno de sus primos, acusado de usar su posición real para hacer negocios con Putin

Ha habido una cantidad significativamente menor de políticos y asistentes en comparación con años anteriores. Tampoco se ha invitado a ningún invitado diplomático: solo 108 personas están presentes, incluida la reina, en lugar de los 600 habituales.

Dentro de la cámara, aún con los recortes, han estado presentes 74 personas, incluidos la monarca, el príncipe Carlos, su mujer, el presidente Sir Lindsay Hoyle, el primer ministro Boris Johnson y el líder de la oposición Sir Keir Starmer, además de representantes de la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes y otros ilustres invitados, incluidos 17 miembros de los Lores y 17 diputados.

El discurso de la reina

En su discurso, la soberana ha explicado cuáles son las labores primordiales del Gobierno de la nación: "La prioridad de mi gobierno es lograr una recuperación nacional de la pandemia que haga que el Reino Unido sea más fuerte, más saludable y más próspero que antes", ha asegurado. 

Así las cosas, ha explicado la ardua tarea que tienen por delante: "Para lograr esto, mi gobierno aumentará las oportunidades en todas las partes del Reino Unido, respaldando empleos, negocios y crecimiento económico y abordando el impacto de la pandemia en los servicios públicos".

También destacó que el Gobierno "protegerá la salud de la nación, continuando con el programa de vacunación y proporcionando financiación adicional para respaldar al NHS (el servicio público sanitario británico)". Para ello, se llevarán a cabo "propuestas sobre cuidado social".

Por otro lado, también desveló los planes del Ejecutivo de "invertir en mejorar las infraestructuras nacionales". Al mismo tiempo, el Gobierno también legislará para asegurarse de todos los ciudadanos tengan acceso "a educación de alta calidad y formación durante su vida".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin