Actualidad

Bill Gates se iba de vacaciones con una exnovia una vez al año y Melinda (que es quien ha pedido el divorcio) siempre lo supo

Melinda Gates ha declarado tras anunciar su divorcio que que el matrimonio con Bill Gates está roto y que eso es irremediable. Eso no significa que la suya sea un ruptura tormentosa porque el cofundador de Microsoft y su esposa han compartido a lo largo de casi tres décadas sus secretos más inconfesables.

El multimillonario, cuarta fortuna del planeta, y su mujer han formado una de las parejas más famosas del mundo y puede que una de las razones que ha hecho que su unión durara tanto tiempo ha sido que han sido sinceros sobre su relación el uno con el otro.

Lea también: Bill Gates se divorcia: qué pasa ahora con Microsoft, la fundación y con la cuarta fortuna del planeta

Después de 27 años de matrimonio, anunciaban este lunes en un comunicado en las redes sociales que ya no creen que puedan "crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas". Pero aseguraban que continuarán su trabajo juntos" en el Fundación Bill y Melinda Gates .

Documentos judiciales que se han filtrado al portal TMZ nos permiten saber un día después del anuncio que fue Melinda, de 56 años, quien solicitó el divorcio y declara en la demanda que su matrimonio está "irremediablemente roto". Los papeles difundidos este martes revelan que los Gates no tienen un acuerdo prenupcial en vigor, y que dividirán sus activos con un acuerdo de separación. Pero la tarea no va a ser sencilla, si tenemos en cuenta que sus vidas han estado tan estrechamente unidas desde el comienzo de su relación.

¿Pareja abierta?

Bill Gates se iba de vacaciones con una exnovia y Melinda siempre lo supo. Antes de conocer a Melinda, después de que ella fuera contratada por Microsoft como gerente de producto en 1987, Bill había estado saliendo con Ann Winblad, una emprendedora del mundo del software y experta en capital riesgo, según Time. Bill desarrolló un vínculo tan fuerte con esa ex novia que no pudo evitar mantenerla en su vida después de romper con ella en 1987.

"Incluso ahora, Gates tiene un acuerdo con su esposa de que él y Winblad pueden mantener viva una tradición de vacaciones", según asegura Walter Isaacson en su biografía de Bill Gates. Cada primavera, durante más de una década, Gates pasaba un fin de semana largo con Winblad en su cabaña en la playa en los Outer Banks de Carolina del Norte, donde "hacían ala delta y caminaban por la playa", según el escritor.

"Compartimos nuestros pensamientos sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Y nos maravillamos de cómo, como dos jóvenes superados, comenzamos una gran aventura al margen de una industria poco conocida y nos llevó al centro de un universo asombroso ", declaraba la ex hace años.

Bill buscó la aprobación de su exnovia antes de proponerle matrimonio a Melinda

Cuando llegó el momento de que Bill le propusiera matrimonio a Melinda, le pidió permiso a su ex, Winblad. "Cuando estaba solo pensando en casarme con Melinda, llamé a Ann y le pedí su aprobación", recordó en 1997. Winblad finalmente no tuvo reparos en que se declarara y se casara. "Le dije que sería una buena pareja para él porque tenía resistencia intelectual", dijo la tercera en discordia en el matrimonio del cofundador de Microsoft.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.