Actualidad

Agustín Pantoja va a demandar a Kiko Rivera por atentar contra su honor y su intimidad

La guerra judicial que ha emprendido el DJ Kiko Rivera no atañe solo a su madre, Isabel Pantoja, sino también a su tío Agustín. El músico lo ha demandado por administración desleal, estafa y apropiación indebida y deja claro que ya no hay marcha atrás: "Ha tenido su tiempo para recapacitar y hacer las cosas bien", ha dicho. Su tío va a responderle con la misma moneda: prepara una demanda contra su sobrino por lo que él considera un atentado contra su honor y su intimidad.

El hermano de Isabel Pantoja ha dado orden a sus abogados para que preparen dicha demanda, para la que ha recopilado numerosas pruebas a lo largo de los últimos meses, según la revista Semana. Agustín cree que Kiko ha ofrecido detalles de su vida más íntima que le atañen y que no está dispuesto a tolerar. 

El marido de Irene Rosales está muy dolido, pues cree que ni su madre ni su tío están colaborando para llegar a un acuerdo amistoso. Este lunes había una oportunidad para calmar las cosas, pues los abogados de Pantoja iban a entregarle a Kiko Rivera los enseres personales de su padre como acto de buena voluntad, algo que finalmente no sucedió. ¿La excusa? No los encontraban.

Lea también - Kiko Rivera, destrozado tras la última jugarreta de su madre, Isabel Pantoja: "Me parece un cachondeo"

Kiko cree que, una vez más, su madre y su tío se han reído de él y ha sido la gota que ha colmado el vaso: "Las cosas... cuando una parte no quiere, no quiere", ha dicho él.

Kiko reniega de su prima Anabel

El cisma en Cantora también ha salpicado a Anabel Pantoja. Ella no ha querido elegir entre su tía y su primo y este ha renegado de ella tras descubrir que Anabel había pasado con la cantante el Día de la Madre. Primero la borró de sus redes sociales y después llamó a una grúa para que se llevara la moto que su prima tenía aparcada en su casa. Él ha asegurado que ha roto la relación con ella "porque no quiere ver la verdad" y que "no me aporta nada". Anabel está destrozada: "Es su guerra con su madre, no la mía. ¿Que no le aporto nada? ¡Venga ya! Me voy a callar...".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.