Actualidad

Bill y Melinda Gates dividirán su fortuna de más de 130.000 millones de dólares a través de un acuerdo de separación

Melinda Gates (56) solicitó oficialmente el divorcio de Bill Gates (65) el lunes por la tarde después de 27 años de matrimonio y tres hijos en común. La empresaria presentó el documento en el condado de King, en Washington. En el mismo, desvela que no tienen acuerdo prenupcial, sino que dividirán sus activos con un acuerdo de separación, según cuenta People.

En el escrito, Melinda señala que "no se necesita manutención conyugal". El documento también establece que el matrimonio está "irremediablemente roto", aunque no desvela cuándo finalizó realmente su relación: "Le pedimos a la corte que disuelva nuestro matrimonio y descubramos que nuestra comunidad marital terminó en la fecha indicada en nuestro contrato de separación", escribe.

Está previsto que Bill y Melinda Gates comparezcan ante el tribunal en abril de 2022, tal y como cuentan medios estadounidenses. La fecha de resolución alternativa de disputas está fijada para marzo de 2022. Su caso será revisado en septiembre.

Lea también - Bill Gates se divorcia: sus fabulosas propiedades (además de los 130.000 millones de dólares)

Asimismo, Melinda también presentó una orden temporal automática que establece restricciones financieras, lo que restringe su capacidad y la de Bill para deshacerse de las propiedades o realizar cambios en las pólizas de seguro, excepto que lo acuerden por escrito o lo ordene el tribunal.

Lea también - La hija mayor de Bill y Melinda Gates habla tras conocerse el divorcio: ¿razones de la ruptura?

Hay que recordar que los Gates tienen una fortuna superior a los 130.000 millones de dólares, lo que los convierte en las cuartas personas más ricas del mundo, solo por detrás de Jeff Bezos, Elon Musk y el propietario francés de artículos de lujo, Bernard Arnault.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.