Actualidad

Paloma Rocasolano, la madre de todas la batallas (de abuelas) en Zarzuela

Si hay una persona en la que pensará este domingo doña Letizia (se vea con ella o no) ésa es su madre, Paloma Rocasolano, abuela de la princesa Leonor, la infanta Sofía, Carla Vigo y Amanda, las mujeres que existen gracias a ella. Homenajeada en el día de la madre, igual que sus hijas Letizia y Telma (Érica falleció en 2007), la matriarca del clan Rocasolano lleva 17 años tratando de disimular su protagonismo pero dentro de Zarzuela es uno de los personajes habituales. La suegra de Felipe VI habita el palacio con asiduidad y está mucho más cerca de la heredera al trono y de su hermana que la propia reina Sofía, la abuela menos próxima de las niñas.

"Yo, que vivo al lado, no puedo ir a su casa ¡y sin embargo la madre de Letizia está siempre ahí metida!". La frase atribuida a la Emérita da una idea de  cuánto influye en la futura jefa del Estado esta sindicalista divorciada, enfermera jubilada y dicen que republicana (como su hija) hasta que se conoció el compromiso de Letizia con un Borbón.

Paloma no solo recibirá hoy los regalos y el cariño de sus hijas y sus nietas en el día de la madre. Hace dos semanas cumplió 69 años y también tuvo el placer de atender las llamadas con las que todas las mujeres de su familia cumplimentaron a su querida abuela. 

Nacida el 15 abril de 1952, la hija del taxista Francisco, criada entre Madrid y Asturias, donde estudió la diplomatura de enfermería, se enamoró cuando aún no era mayor de edad del periodista Jesús Ortiz. Su madre, doña Enriqueta, y su padre tuvieron que dar el consentimiento para el enlace. El hijo de Menchu Álvarez del Valle y la futura enfermera se casaron en la parroquia de San Francisco el 2 de octubre de 1972. La novia, de 19 años (en España se era mayor de edad a los 21 en aquellos años), se casó por la Iglesias, porque entonces apenas se contemplaban otras opciones, pero lo hizo de negro, aunque con zapatos de charol. 

No se puede decir que lo suyo durara lo que duran dos peces de hielo en un güisqui on the rocks. Su amor fue mucho más que 19 dias y 500 noches. En concreto el matrimonio duró 27 años y tres criaturas vinieron al mundo fruto de su unión, una unión que da nombre al futuro de la Monarquía en España.

Pero Paloma y Jesús acabaron mal. Hasta que se separaron en 1998 pasaron momentos muy delicados. No llegaron sus desavenencias a las de Rocío Carrasco y Antonio David flores pero tuvieron unas cuantas, lo que les llevó a retirarse el saludo hasta que el aparato de Zarzuela les obligó a poner paz en su relación y a sonreír juntos para las fotos de la pedida de mano y en la boda de doña Letizia y don Felipe en 2004. Jesús Ortiz se casó con la periodista Ana Togores pero a Paloma no se le ha conocido pareja oficial, aunque a principios de 2020 desde Informalia contamos en exclusiva que tenía "una nueva ilusión" con un caballero de habla inglesa del círculo de amigos de su hija Telma y su novio, Robert Gavin Bonnar. Justo después llegaron la pandemia y el confinamiento. 

Víctima del machismo de la época

Paloma Rocasolano es, como tantas mujeres, víctima de una generación mucho más machista aún que la de ahora. De hecho, fue buena enfermera, como constatan muchos de los sanitarios que coincidieron con ella en el principado, donde trabajó en el centro de salud de Las Lilas de Oviedo. Su eficacia la llevó a ser nombrada jefa de extracciones. Su carrera iba en ascenso pero... ¡Ay, el marido! Jesús Ortiz tuvo que trasladarse a Madrid por su trabajo como periodista y en aquellos tiempos la mujer seguía al hombre porque había que cuidar la casa y a las niñas: Paloma lo dejó todo y el matrimonio y sus tres hijas hicieron las maletas y se establecieron en la localidad de Rivas Vaciamadrid.

La Casa de Su Majestad el Rey de España anunció el 1 de noviembre de 2003 el compromiso matrimonial de la periodista Letizia Ortiz con el Príncipe de Asturias y en menos de dos años, Paloma comenzó a trabajar como delegada en el Sindicato de Enfermería, SATSE. Su primogénita ya era Alteza Real cuando en 2005 pasó a estar al frente del programa de Cooperación Internacional Vacaciones Solidarias. Un puestazo.

Paloma era buena estudiante de joven aunque ya adulta la pillaron copiando en un examen de Historia de Grecia (estudiaba Historia del Arte por la UNED). Sin duda, su consuegra no le ayudó en aquel examen pero no es descartable que su hija moviera hilos para enchufarla en el sindicato. 

Lea tambiénTelma Ortiz, hermana de la reina Letizia, acude a los Princesa de Asturias con su novio irlandés

Jubilada desde que en abril de 2017 cumplió los 65 años, disfruta de tiempo libre y de la pensión máxima (unos 2.700 euros brutos al mes) y su vida, hasta donde sabemos, son sus hijas y sus nietas. Vive en una buhardilla de 37 metros cuadrados en la Calle de la Bola, al lado del Senado pero, como decíamos, pasa mucho tiempo en Zarzuela. Incluso se ha dicho que pasó la época más dura del confinamiento en palacio.

Mucho se ha escrito de los celos entre la Reina Sofía y Paloma. "Yo, que vivo al lado, no puedo ir a su casa ¡y sin embargo la madre de Letizia está siempre ahí metida!", comentó la emérita a una periodista. Sea o no cierta la frase, lo cierto es que Paloma Rocasolano se ocupa del cuidado de Leonor y Sofía cuando los padres salen o tienen que cumplir con sus numerosos compromisos oficiales. En público hemos visto la complicidad de la heredera y su hermana con la abuela Rocasolano frente a la frialdad que observamos a veces con doña Sofía, manotazos de Misa de Pascua aparte.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.