Actualidad

Lo que Rocío Flores contó sobre la agresión a Rocío Carrasco hace unos meses: "Me duele que digan que soy agresiva"

Durante estos días Rocío Carrasco está narrando en su documental la agresión de su hija, Rocío Flores, cuando esta última tenía 15 años. Fue el 27 de julio de 2012, el último día que se vieron madre e hija. Hace unos meses, la propia Ro ya habló de lo ocurrido cuando la noticia trascendió a la prensa.

Lea también - Rocío Carrasco cuenta lo que le decía su hija a los 12 años: "Me amenazó con quemar la casa conmigo dentro y me dijo 'a ver si te mueres pronto, puta'"

En el momento que la información salió a la luz, en febrero de 2020, ella se encontraba en Honduras, participando en Supervivientes. A su vuelta a España en verano se enteró: "Mi madre nunca ha hablado de eso y yo tampoco lo voy a hacer", aseguró en una entrevista a la revista Hola, sin imaginarse que su madre lo contaría unos meses después. 

No obstante, sí se sintió molesta: "Me duele que digan que nunca he querido tener relación con mi madre o que soy una persona agresiva. O que me he ido con mi padre porque era muy permisivo". 

De esta forma, desveló que no lo estaba pasando nada bien: "Me ha generado ansiedad el escuchar cosas que no agradan y que opinen de mí sin conocerme o sin haberlas vivido". Al mismo tiempo, dijo que no se mostraba arrepentida de nada de lo que pasó: "Eso es una cosa que queda en la intimidad entre ella o no. No me arrepiento, pero, si tenemos una conversación, nos diremos... No lo sé... Como no se ha producido". 

En este sentido, explicó que cuando una relación no va bien no solo tiene la culpa una de las partes: "Cuando una relación entre dos personas no es buena es por ambas".

Lea tambiénEl hijo de Antonio David y Rocío Carrasco ya ha visto la docuserie de su madre tras pedirle a su padre que se la pusiera

La joven entonces prefirió no profundizar en el tema, pero sí aclaró que estaba dispuesta a retomar la relación con su progenitora: "Probablemente, si hubiéramos exteriorizado lo que sentíamos, las cosas hubieran sido de otra manera. Pero, bueno, se han dado así… Es mi madre y esa relación debe, en algún momento, de reafirmarse". 

También le preguntaron si el origen de las discusiones con su madre surgieron a raíz de unos supuestos celos de ella a Fidel Albiac: "Es surrealista… La gente que piensa eso no ha convivido conmigo ni sabe absolutamente nada de lo que haya pasado o haya podido pasar a lo largo de mi vida. Nunca he tenido envidia, ni celos, ni nada. La que me importa siempre es mi madre, que para eso es mi madre".

Lea también - Rocío Flores se niega a coincidir con Jorge Javier Vázquez: los motivos de la hija de Rocío Carrasco

Sobre el conflicto familiar, aseguró que tanto ella como su hermano, David, estaban en medio de sus padres: "La guerra que han tenido mi padre y mi madre es de ellos. Los que hemos salido perjudicados somos mi hermano y yo. Las cosas de mayores son los de mayores y nosotros dos somos nosotros dos. Yo me fui con el que menos dinero tenía y el que más estricto era. En mi casa, jamás se ha dicho una palabra mala hacia mi madre. Mi padre siempre me ha inculcado lo que es el respeto y educación".

Sobre Olga y Antonio David

Acerca de la mujer de su padre, Olga Moreno, señaló que al principio tenía algo de recelo hacia ella: "La realidad es que fui muy crítica con ella al principio. Tenía y tengo pasión por mi padre y se me hizo raro. Pero Olga tardó muy poco tiempo en ganarse mi amor y el de mi hermano. Tengo mucho que agradecerle, siempre nos ha tratado como si fuésemos sus hijos".

Sobre su padre, Antonio David Flores, le agradece algunas cosas: "Lo facilitó todo porque también facilitó el contacto con la familia de mi madre, que, para mí, fue muy importante. De no tener contacto con la familia de mi madre a que mi padre me facilitara esa oportunidad para mí fue muy importante. De hecho, se lo agradeceré eternamente porque ahora tengo una relación muy estrecha con la familia de mi madre".

Tras la pelea con su madre se fue a vivir a casa de su padre, algo que no le supuso un cambio radical: "Yo vivía quince días con mi madre y otros quince con mi padre. Tampoco fue un cambio tan radical, porque ya convivía con mi padre durante quince días", sentenció.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Rocío Flores, lamento profundamente que te haya caído en suerte esa clase de progenitora, preocúpate de tu hermano y olvidaros de ella para siempre, no gastéis más energías, no merece la pena!

Puntuación 1
#1