Actualidad

De la laca del moño de Pablo Iglesias a la moto y el autobús de Edmundo Bal: lo que no se vio del debate

El debate de candidatos a presidir la Comunidad de Madrid dejó algunos llamativos momentos que recorrieron las redes sociales como la pólvora. Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Edmundo Bal (Ciudadanos) se convirtieron en los grandes protagonistas en los minutos previos al show. Uno por su estelar aparición el moto y el otro por la laca del moño.

La preparación del cuidado peinado de Iglesias fue sin duda lo que más llamó la atención de los espectadores. Una estilista echaba abundante laca al moño del político, desatando una gran cantidad de reacciones en Twitter: "Lo mejor del #DebateTelemadrid es ver cómo la peluquera se ha tirado como 10 minutos echándole laca a Pablo Iglesias. Todavía se hará el moño en la peluquería...", comentaba una tuitera.

"No sé si se percibe en esta imagen pero a Iglesias le han echado tanta laca en el moño que debe de tenerlo como el cemento", aseguraba otra usuaria, impactada por cómo fijó la peluquera el pelo de Iglesias para que no se despeinara durante la intervención.

Lea también - De la siesta de Gabilondo a los looks de gemelas de Diaz Ayuso y Mónica García: los mejores memes del debate del 4-M

La laca del moño de Iglesias impactó tanto o más que la deslumbrante llegada de Bal al debate. El candidato de Ciudadanos sorprendió a todos al llegar en moto a los estudios de Telemadrid y no solo eso, sino que iba acompañado por un autobús del partido. Su look de motero hizo que algunos internautas le compararan con Enrique Pastor, protagonista de La que se avecina, quien también fue motero en la famosa serie.

Los looks de gemelas de Isabel Díaz Ayuso y Mónica García o la 'siestecita' de Ángel Gabilondo fueron otros de los momentos del debate que más atención provocaron entre los espectadores.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.