Actualidad

David Summers confiesa lo que hacía Hombres G con la ropa interior que sus fans les lanzaban en los conciertos

Hombres G es uno de los grupos de rock con más éxito en la historia de la música española. Su vocalista, David Summers (57), ha visitado El Hormiguero para presentar la nueva gira de la banda tras casi 40 años en la música y ha aprovechado para recordar algunas anécdotas surrealistas de sus admiradoras.

El fenómeno fan con Hombres G era tan brutal que el cantante ha contado que no podía hacer vida normal ni en su propia casa. "Había siempre una multitud, entre 50 y 100 personas, sobre todo adolescentes y había más chicas que chicos, era increíble", recordó. "No podía ir a comprar el pan o a cortarme el pelo, no podía ir a nada", alegó.

El éxito de Hombres G sobrepasaba las fronteras de España y llegaba hasta el otro lado del Atlántico: "Había hoteles en México que las habitaciones dan al jardín y entonces las niñas se colaban y se metían debajo de la cama y estaban esperando horas, a lo mejor, a que yo llegara a la habitación y salían como desquiciadas. Era la hostia", rememoró.

En sus conciertos, cientos de chicas les lanzaban su ropa interior al escenario. Preguntado por Pablo Motos sobre qué hacían con esas prendas, el artista respondía con sinceridad: "La guardábamos. Te lo juro". Summers explicaba luego el modus operandi de la banda: "Francis, que es mi hermano del alma, uno de los 'backliners', se dedicaba a recoger todos los sujetadores y bragas y teníamos un 'flight case' lleno de ropa interior", contaba.

El grupo podía llegar a recibir de 300 a 400 sujetadores en un solo concierto, según confesaba David. "¿Qué íbamos a hacer? ¿Tirarlos a la basura?", preguntaba entre risas. "Entonces Francis los iba guardando y al final de la gira tenía un 'flight case' lleno y en el último bolo nos echaba todos los sujetadores a la vez", sentenciaba.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.