Actualidad

Julia Janeiro, de víctima a verdugo: afirman que le metió la cabeza en el váter a una chica en la escuela

Julia Janeiro, hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario, es la 'estrella' del momento. Desde que el pasado domingo cumplió 18 años, los datos sobre su vida llegan por decenas. Si hace unos días se comentó que la joven no había tenido una infancia fácil y que había sufrido bullying en el colegio, este martes las informaciones son otras: según una compañera de Jerez, Julia era de armas tomar.

Al parecer, la actitud de Julia en los pasillos y aulas del colegio no era precisamente discreta y amable. Una compañera suya se ha puesto en contacto con Kiko Hernández y este ha contado que la hermana de Andreíta utilizaba el 'hija de' para librarse de los castigos y actuar de manera terrible. Según ha contado, los móviles estaban prohibidos en el colegio para evitar que se filtraran imágenes de Julia a la prensa y esta le metió la cabeza en el váter a una compañera a la que pilló con uno, a pesar de que la chica solo trataba de hablar con su novio.

Lea también: Julia Janeiro cambia a sus padres por su novio futbolista el día que alcanza la mayoría de edad

También ha asegurado que durante la estancia de Julia en Jerez, la instagramer tuvo conflictos con más de diez compañeras y compañeros, de hecho, con uno incluso llegó a pegarse en el patio del colegio. La dirección amonestó al otro chico, pero ella se fue de rositas.

A pesar de todas estas informaciones, Julia se mantiene en su línea de no intervenir públicamente. La hija María José Campanario no quiere pertenecer al mundo del 'cuore' y está centrada en sus redes sociales, donde cuenta ya con más de 160.000 seguidores (gana 30.000 al día desde que saltó a la fama) y en su novio, el futbolista Brayan Mejía, con el que vive en Madrid.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Robespierre
A Favor
En Contra

Otra lumbrera hacia el estrellato,mayoría de edad y a vivir del cuento como papa y mamá.

Puntuación 0
#1