Actualidad

Mila Ximénez, en tratamiento experimental: los huesos le duelen y no puede peinarse pero está mejor

Hace apenas unas semanas, Mila Ximénez dio un gran susto al saberse que había sido ingresada de urgencia. Tras varios días en el hospital le dieron el alta y se marchó a casa, donde está batallando con un cáncer de pulmón con metástasis que anunció ella misma antes del verano. Allí recibe los mimos de los que más la quieren: sus hermanos, su hija Alba, que viaja desde Ámsterdam siempre que puede, y sus íntimos amigos.

Lea también - Mila Ximénez empieza un nuevo tratamiento contra el cáncer: la última esperanza de la corte celestial que no le deja rendirse

Este lunes, de nuevo, Mila acudió al madrileño hospital La Luz, donde la sigue de cerca su equipo médico para someterse a una nueva revisión. Como es habitual, la acompañó su hermana Concha, que la ayudó a bajarse del coche porque la periodista sigue muy débil. Pero del centro salió con buenas noticias, por lo que el ánimo de Mila ha experimentado una mejoría.

Sus más allegados son los que más la animan a levantarse, e incluso intentan sacarla de casa para comer, pero Mila todavía no se ve con fuerzas de hacer demasiadas cosas, como volver a la televisión, a pesar de que Jorge Javier lo comentara hace unos días. "Yo creo que para volver todavía le queda un poquito. Ha perdido bastante peso, los huesos le duelen mucho, no puede peinarse y le cuesta mucho todo, pero seguro que lo consigue pronto", dice alguien que la conoce muy bien.

Lea también - Mila Ximénez, dada de alta: la corte celestial que no le deja tirar la toalla

Su hija Alba, que es la que más la hace venirse arriba y también la que le echa de vez en cuando alguna regañina cuando pierde las ganas, según contó Terelu, ha estado unos días en Madrid, pero después de acompañarla en su ingreso y estar a su lado unos días, tuvo que regresar a Holanda. Allí tiene compromisos profesionales que cumplir además de atender a sus hijos, los niños a los que más echa de menos la ex de Manolo Santana.

Aquí están con ella sus hermanos, Concha, Encarna y Manolo, que no se han separado de ella en ningún momento, e incluso hacen turnos para que Mila no se quede sola en casa. Junto a ellos la vimos la semana pasada dando un pequeño paseo por los alrededores de su casa madrileña.

Lea también - Mila Ximénez: lo que nos cuentan sobre su estado de salud

Sus amigos también están al pie del cañón. Terelu, que hace unos días comentó que se encontraba muchísimo mejor, María Patiño, que acude a su casa siempre que Mila se lo pide, Belén Esteban y Belén Rodríguez.

Tratamiento experimental

Mila está recibiendo un nuevo tratamiento experimental con el que pretenden parar el cáncer de pulmón con metástasis que le detectaron hace unos meses. La tertuliana no se encontraba bien, le dolía mucho la espalda y decidió hacerse una revisión en el Hospital La Luz, por recomendación de su íntima amiga Maria Teresa Campos. Y de allí salió con la peor de las noticias.

Enseguida se puso en tratamiento, seis sesiones de quimioterapia y radioterapia, con las que lo pasó fatal. Y el 2 de marzo se sentó en el plató de Sálvame de nuevo para anunciar que su cáncer se había disparado: "Una de las últimas sesiones de quimioterapia ha sido muy dura. He estado un mes en la cama. Se ha complicado una de las zonas. Se ha disparado y me hacen un TAC. Después decidiré o no si sigo con el tratamiento porque no quiero seguir viviendo así. No vives. Ha sido horrible, me he asustado. Tengo mucha fuerza para cada vez me cuesta más sacarla".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin