Actualidad

María José Campanario confiesa su gran sospecha ante la mayoría de edad de su hija, Julia Janeiro

María José Campanario vive los días previos a la mayoría de edad de su hija, Julia Janeiro, con ilusión, tranquilidad y cierta incertidumbre. La mujer de Jesulín de Ubrique también siente pena, puesto que no podrán pasar con ella el día especial de su cumpleaños este próximo domingo. Y es que la joven vive y estudia en Madrid, mientras sus padres residen en Arcos de la Frontera (Cádiz).

"El domingo lo viviremos con la pena de no poder estar con ella ya que ninguno podemos salir de la Comunidad. Pero no hay problema, ya habrá tiempo de celebrarlo", explica Campanario en conversación con Isabel Rábago para EsDiario.

La odontóloga cuenta cómo afronta el hecho de que su hija pierda el anonimato y su rostro se despixele por los medios para siempre: "Lo vivo con mucha tranquilidad y con la idea de que sea una transición pacífica", dice antes de desvelar sus sospechas: "No creo que la molesten más allá de unos días, por el momento que es, pero no creo que mucho más".

María José está tranquila porque confía plenamente en su hija: "Ella es una niña muy sensata, muy pacífica. Ella va a lo suyo a sus estudios y ya está", asegura la esposa del torero, quien niega que su hija quiera ser famosa, si bien es cierto que reconoce que le gusta el mundo de la moda y las influencers.

Pese a los 18 años que está a punto de cumplir, la odontóloga asegura que Julia "siempre será su niña". "¿Sabes lo que ocurre? Que yo no veo mucha diferencia entre tener 17 años y 11 meses que cumplir los 18. Sé que esa edad supone que ya es legalmente una mujer mayor de edad, pero sigue siendo una niña. Será nuestra niña toda la vida", sentencia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.