Actualidad

El apartamento de Rocío Jurado en Miami que Rocío Carrasco vendió por casi 900.000 euros: dos piscinas y terraza de fiestas

Rocío Carrasco hizo alusión a "las casas de Miami" de Rocío Jurado en el séptimo episodio de su docudrama. La ex de Antonio David Flores vendió hace más de una década y por alrededor de 900.000 euros el lujoso apartamento que la cantante tenía en el edificio Capobella, tal y como contaron en su día varios medios de comunicación.

Lea también - El comentario homófobo de Antonio David que Rocío Carrasco nunca había visto: "Lo dice con maldad"

Este apartamento, desde el que la tonadillera organizaba sus giras americanas y sus movimientos al otro lado del charco, tenía dos piscinas: una de agua fría y otra de agua caliente, tipo jacuzzi, tal y como Lecturas mostró en exclusiva en los 80.

Una espléndida terraza rodeaba este exclusivo apartamento, que incluso tenía acceso directo a la playa. Cuentan que, en la parte exterior de la casa, la cantante de Como una ola organizaba sus exclusivas fiestas. En este apartamento también recibía a sus selectos amigos en Nochevieja. 

En el interior de la casa encontraba sus momentos de paz y comodidad. Tenía tres habitaciones, un comedor y varios baños. También un amplio salón con vistas al mar y cargado de espejos, además de una zona más modesta para el servicio de la casa. El color que predominaba en cada rincón de su hogar era el blanco. 

Lea también - Rocío Carrasco cuenta cómo "la semilla del mal" implantada en Rocío Flores germinó: "Parecía que no tenía nada de mí"

Diez minutos contó que esta era la vivienda que enfrentó a Rociito y José Ortega Cano tras la muerte de la cantante, ya que según el semanario el diestro figuraba al 50% en la escritura. No obstante, esta versión nunca ha sido confirmada por ninguna de las partes. La revista contó que él no estaba dispuesto a desprenderse tan rápido de esta casa debido al valor sentimental que tenía para él y también por un motivo económico, ya que años después se revalorizaría.

La herencia de La más grande

Tras morir Rocío Jurado en 2006, su herencia, valorada en siete millones de euros, se convirtió en el principal conflicto de los Mohedano Jurado. La cantante nombró como heredera universal a su hija biológica, Rocío Carrasco, convirtiéndose en la propietaria del apartamento de Miami y la finca de Chipiona. También le dejó sus pertenencias profesionales y personales y su inmenso patrimonio universal.

El chalet de La Moraleja se vendió por tres millones de euros por petición de la propia tonadillera y esta cantidad fue repartida entre Rociito y los otros dos hijos de la cantante, Gloria Camila y José Fernando.

Amador Mohedano, Gloria Mohedano y su secretario personal, Juan de La Rosa, también recibieron parte de la herencia. José Ortega Cano se quedó con la Finca La Yerbabuena y la ganadería que ambos poseían, puesto que los dos eran propietarios en la escritura.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.