Actualidad

Iker Casillas y Sara Carbonero firman el divorcio: ella se queda con los niños pero él podrá verlos cuando quiera

Iker Casillas y Sara Carbonero visitaron el pasado martes 6 de abril los juzgados de Pozuelo de Alarcón, en Madrid. El motivo de su visita fue firmar los papeles del divorcio, según cuenta este miércoles Diez Minutos. En tan solo 20 días desde esa fecha, el exportero y la periodista ya no serán marido y mujer.

Pese a todo, ambos mantienen una relación muy buena por el bien de sus dos hijos, Martín y Lucas. Por ello, ninguno de los dos ha puesto problemas ni en la custodia de los niños ni en el aspecto económico a la hora de acordar su separación.

El excapitán de la Selección que levantó la Copa de Mundo y la presentadora han acordado que ella se queda con la custodia de los niños, pero con un régimen de visitas muy flexible para Iker, quien podrá verles siempre que quiera.

En lo que respecta al reparto de su fortuna, se casaron en separación de bienes, por lo que las cuentas son claras. Carbonero tiene tres propiedades en su Toledo natal, y también un solar de 100 metros cuadrados. Sus ingresos como periodista han aumentado, pero los negocios personales de Sara es donde obtiene grandes beneficios: la empresa de ropa y complementos continua en auge y podría ingresar medio millón de euros al año. También tiene una sociedad desde que la gestiona colaboraciones o sus propios derechos de imagen, con un activo de más de un millón de euros.

Por su parte, Iker creó hace años una empresa inmobiliaria. Tiene varios inmuebles, entre otros, tres lujosas propiedades repartidas por Madrid. Casillas además fundó Casillas World SL, que tiene un activo de más de 2 millones de euros. Desde ahí gestiona varias propiedades. Se estima que el futbolista, entre todo, podría tener un patrimonio de 350 millones de euros.

Por el momento, Sara vivirá con sus hijos en la espectacular mansión en la que residían en la exclusiva urbanización La Finca, en Pozuelo de Alarcón, mientras que Casillas ha dado un nuevo giro a su vida y se ha instalado en un ático de lujo, situado también en la misma zona, tal y como asegura Semana.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.