Actualidad

La reina Letizia, en el acto feminista del Congreso: 'víctima' de un error de protocolo y brillando con su potente traje rojo

La reina Letizia ha presidido este lunes un homenaje a Clara Campoamor en el Congreso de los Diputados, que se ha celebrado con motivo del 90 aniversario del voto femenino. Un acto para el que la consorte ha vuelto a apostar por el ahorro, recuperando de su vestidor uno de sus outfits más potentes. A su llegada, además, ha sido 'víctima' de un error de protocolo.

Lea también - Letizia, Kate Middleton o doña Sofía: encajes, transparencias y descuidos reales

La mujer de Felipe VI ha desempolvado su elegante y original traje sastre rojo firmado por el diseñador Roberto Torreta. Lo estrenó en el año 2018 despertando muchos aplausos y desde entonces lo ha lucido hasta en cinco ocasiones más. 

El pantalón cuenta con corte acampanado y con originales aberturas en el bajo que dejan entrever los altísimos tacones rojos por los que se ha decantado en esta ocasión tan especial.

La blazer es entallada y tiene doble botonadura, dando la sensación de llevar una camisa a juego debajo. La madre de la princesa Leonor y la infanta Sofía ha rematado el atuendo con su cartera animal print de Carolina Herrera, que también había lucido en compromisos anteriores. 

Durante el acto se ha producido un error de protocolo. La reina se ha bajado del coche oficial y a la entrada del Congreso no la estaban esperando ni la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ni las presidentas del Congreso y el Senado, Meritxel Batet y Pilar Llop. Sin embargo, apenas 30 segundos después de su llegada han salido a recibirla y el error de sincronización ha quedado en una simple anécdota.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.