Actualidad

Raquel Bollo, de la opulencia a la necesidad económica tras su inesperada ruptura con su novio empresario

La ruptura de Raquel Bollo y su novio, Mariano Jorge Gutiérrez, confirmada por Viva la vida, deja en una posición un tanto complicada a la ex tertuliana de Telecinco. Ahora tendrá que partir de cero y pasar de una vida en la que primaba el lujo a una situación en la que la necesidad económica es una prioridad.

Raquel y Mariano compartían un chalet de alquiler en la exclusiva urbanización sevillana del club Zaudín, una de las mejores de toda Andalucía. Ahora, la que fuera colaboradora de Sálvame se trasladará con su hijo Samuel a otro domicilio e intentará relanzar sus negocios relacionados con el mundo de la moda y de las joyas.

No se han desvelado todavía las razones de esta inesperada separación, habida cuenta de que Raquel incluso tenía planes de boda con Mariano, un empresario sevillano con el que llevaba saliendo desde hace unos cuatro años.

Dicen que Mariano y Raquel podrían a haberse dado un tiempo de reflexión para intentar superar su crisis sentimental, pero el secretismo en este sentido es total. Ni siquiera el íntimo amigo de Bollo, el colaborador televisivo Luis Rollan, estaba al tanto de la ruptura de su amiga.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.