Actualidad

Operación Cuarto Puente: el plan de la Casa Real tras la muerte de Felipe de Edimburgo

Felipe de Edimburgo ha muerto este viernes 9 de abril a los 99 años en el hospital King Edward VII de Londres al que fue se trasladó el martes por la noche desde el castillo de Windsor debido a un estado de cansancio generalizado.

El corazón del marido de la reina Isabel II no ha resistido más tras unos meses muy duros, repletos de problemas de salud. Tras confirmarse la trágica noticia, desde la Casa Real británica tienen trazado el plan a seguir bajo el nombre Operación Cuarto Puente, según han contado diversos medios de Reino Unido en multitud de ocasiones. Se trata de un plan estricto para gestionar cada paso a dar, desde el funeral hasta el entierro de Felipe de Edimburgo.

Lea también - Así fueron los 99 años de Felipe de Edimburgo, el hombre a la sombra de Isabel II: su vida, en imágenes

Dickie Arbiter, ex secretario de prensa de palacio, explicó a Yahoo UK que el nombre se debe al "paso de la vida al más allá" y que todos los miembros de la realeza están muy involucrados en la planificación y ensayo de sus propios funerales: "El código 'puentes' existe desde hace décadas... todos los miembros de la realeza conocen el término y todos los miembros de la realeza firman sus trámites funerarios", declaró.

En el caso de Felipe de Edimburgo, el "Cuarto Puente" hace referencia a un puente de Forth en Edimburgo. Una de las primeras personas a las que se ha avisado de su muerte ha sido al Lord Chambelán, que es el funcionario de mayor rango de la Casa Real. Él ha recibido instrucciones de la propia monarca sobre sus exigencias a la hora de anunciar la muerte, que ha llegado a través de un comunicado desde el Palacio de Buckingham. Los primeros en recibir la noticia han sido la Asociación de Prensa y la BBC. 

Lea también - Felipe de Edimburgo: 73 años acompañando a la Reina de Inglaterra (y otras hazañas)

Debido al alto rango de realeza del príncipe consorte, el periodo de luto nacional durará entre 12 y 14 días. En ese tiempo, todas las banderas se bajan a media asta y no se llevan a cabo asuntos de Estado. Del mismo modo y en señal de respeto, todos los comunicadores, presentadores de televisión y personalidades vestirán de negro.

El duque de Edimburgo tiene derecho a un funeral de Estado similar al de la princesa Diana en 1997 y al de la reina madre en 2002. Sin embargo, Felipe ya dijo sentirse incómodo con el alboroto y la atención, por lo que solicitó un funeral más discreto e íntimo, según cuenta The New Daily. Esta petición ayuda en estos complicados momentos de pandemia para que la gente no salga a las calles y se produzcan grandes concentraciones de personas con el objetivo de despedirle.

El príncipe quería un funeral privado, de estilo militar, que se celebrará con toda probabilidad en la Capilla de San Jorge de Windsor, seguido de un entierro en los Jardines Frogmore. Sólo se invitará a amigos, familiares y jefes de Estado de otros países de la Commonwealth.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin