Actualidad

Pilar Eyre: "Letizia sigue al detalle la docuserie de Rocío Carrasco, ve los capítulos y tiene un veredicto"

La docuserie de Rocío Carrasco tiene pegados frente al televisor a millones de espectadores en toda España. Una de las que parece haber sucumbido al drama ideado por Mediaset es la reina Letizia, al menos eso asegura la periodista Pilar Eyre, quien cuenta que la mujer de Felipe VI no se pierde ni un capítulo e incluso llama a sus amigas para preguntar por la trastienda del asunto.

Y por si fuera poco, hasta "toma partido apasionadamente". Eyre desvela que la Reina "tiene muy claro su veredicto porque es como todos nosotros" y exclama: "¡Nada humano que no le es ajeno! ¡Que no daría ella por poder opinar libremente!, porque una cosa es dejar de ser periodista y otra cosa es que el periodismo la deje a una".

Letizia siempre ha estado muy interesada en lo que ocurre en la sociedad española. En los primeros años, cuando era novia del príncipe de Asturias, le apasionaba el mundo de los famosos y sorprendía a todos por su naturalidad. "Era muy divertida y estaba llena de curiosidad por esa gente popular a la que hasta entonces solo había conocido a través de las revistas y de su trabajo... Se dirigía a los famosos directamente, los cogía del brazo, les hacía preguntas, era muy espontánea... Más que guapa, era mona y atractiva. El príncipe babeaba mirándola", asegura una persona que coincidió en algunas fiestas con ella.

Con el paso de los años, doña Letizia ha optado por un perfil más discreto y regio. Su círculo de amigas se estrechó y tenía una actitud serie y "malhumorada". "Se convirtió en una máquina de reñir. Se le notaba incómoda... Los organizadores de los eventos no sabía qué hacer para contentarla". En una ocasión, hizo llorar delante de sus compañeros a una cronista de un importante diario, asegura Eyre en su blog de Lecturas.

La asturiana es consciente de que sus apariciones están medidas al milímetro y no puede salirse no un ápice de la línea marcada, lo que le ha hecho cambiar su actitud de forma radical. Desvela Pilar Eyre que en otra ocasión, un periodista le preguntó: "¿Podría grabarle unas palabras sobre este acto?", a lo que ella respondió: "Qué más quisiera yo, pero esos no me dejan", señalando a uno de los trabajadores de la Casa Real que le siguen donde quiera que va. "Ahora ha asumido que no hay vuelta atrás y está resignada", dice un informador. Rocío Carrasco parece ser la salvación a su aburrimiento.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

albert
A Favor
En Contra

Por lo que se dice en el reportaje, la consorte se comporta como muchos mortales.

Lo de sangre azul parece ser cosa del pasado.

Puntuación 1
#1