Actualidad

Rocío Carrasco presionó a Ortega Cano para vender el apartamento de Miami tras la muerte su madre: hoy vale el doble

La muerte de Rocío Jurado en 2006 fue el inicio del fin de la paz de su familia y el comienzo de la destrucción de un clan que siempre había permanecido unido. Su hija, Rocío Carrasco, se fue distanciando de los suyos hasta perder contacto incluso con su hija, Rocío Flores. También con José Ortega Cano, viudo de su madre. El motivo del fin de su relación era un misterio.

Lo contábamos el pasado mes de junio en Informalia: el motivo del distanciamiento entre Rocío Carrasco y José Ortega Cano tiene que ver con la venta de un fabuloso  penthouse que Rocío Jurado poseía en Miami. El 13 de junio de 2011, la hija de la Más Grande vendió por 870.000 dólares el apartamento de Miami que su madre tenía a medias con el diestro cartaginés. Ortega le propuso que esperase unos años a que se revalorizase, pero Rociíto se negó y él aceptó de mala gana.

Diez Minutos recupera este miércoles el asunto, lo lleva a su portada y da detalles del tema, como las cifras de la compra, afirmando además que fue motivo del enfado entre José Ortega Cano y Rocío Carrasco. El semanario publica que la casa fue comprada en su día por 875.000 dólares y que tras el empeño de Rociito fue vendida por 870.000. Ortega quería esperar y tenía razón porque de acuerdo con Diez Minutos, hoy valdría casi el doble.

El periodista Antonio Rossi ya apuntó hace tiempo a la propiedad inmobiliaria que tenía Rocío Jurado con Ortega en Miami y cuya mitad heredó Rociito tras la muerte de su madre. La Chipionera compró el apartamento en marzo de 2005, un año antes de que cayera enferma, y era su casa favorita. Para la intérprete de Como una ola Miami era un refugio de paz y tranquilidad.

Rocío Carrasco viajaba a Miami de vez en cuando pero La Florida no era su destino favorito por lo que decidió no mantener la propiedad una vez la heredó tras el fallecimiento de su madre, en 2006 y se planteó venderla. 

Hemos preguntado a Ortega Cano por esta información pero, en su línea de discreción desde que comenzó a emitirse la serie documental de Rociíto el viudo de la chipionera guarda silencio.

Si tras la emisión del primer capítulo el diestro confesó que no lo había visto por recomendación médica y desmintió que existiesen problemas en su relación con Rocío Jurado, subrayando lo enamorados que estuvieron hasta el último día, Ortega Cano ha cambiado su estrategia y, a la espera de saber qué más cuenta la joven en su docuserie, en las últimas semanas guarda un tenso silencio.

Sin poder ocultar que no está atravesando por un buen momento, un alicaído Ortega escucha nuestras preguntas pero deja en el aire si su distanciamiento con Rociíto se debe a la venta del apartamento de Miami. Cabizbajo, el torero tampoco se pronuncia sobre el paso adelante que estaría dispuesta a dar Rocío Flores tras la emisión de todos los capítulos de la docuserie de su madre, ni sobre el temor que supuestamente sentirían la chipionera y él por Antonio David. Sin dejar traslucir ninguna respuesta, el diestro acompaña a su hijo al colegio intentando continuar con su día a día tras el terremoto que ha supuesto el testmonio de Carrasco que ha hecho temblar los cimientos de todo el clan.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.