Actualidad

Primicia: María Lapiedra pierde la batalla por la custodia de sus hijas con Mark Hamilton

Se llama realmente María Pascual, pero su primer marido, Ramiro Lapiedra, productor de cine porno, le puso a su esposa su apellido como nombre artístico, algo que hacía con todas las actrices de su elenco erótico. Una de Las parejas artísticas de María Lapiedra fue Dinio, el cubano que saltó a la fama por su relación con Marujita Díaz. 

Miriam Sánchez, la ex de Pipi Estrada, fue conocida como Lucía Lapiedra en su etapa como actriz de cine porno también por su relación el productor que le dio el apellido artístico, igual que Apolonia Lapiedra.

Lea también - María Lapiedra y Gustavo González: lunes de pasión en casa de ella

Pero todo aquello queda ya muy atrás y en la actualidad, María, ex concursante de la edición de Supervivientes de 2018, está casada con el reportero Gustavo González, son padres de Mía, una niña de poco más de un año, y ella vive entre Madrid y Barcelona, donde residen las dos hijas que tuvo con Mark Hamilton, su segundo marido, un modesto teleoperador mileurista.

La relación más sonada de la antigua actriz, fue la que vivió con Joan Laporta, el actual presidente del Barça, reconocido independentista. María hizo en su momento campaña por Laporta, cuando éste iniciaba su carrera política, aparecieron por todo Madrid luciendo un sugerente bikini.

Lea también: El retorno de Joan Laporta: de su 'affaire' con María Lapiedra a sus escarceos con ¿Terelu y Vicky Martín Berrocal?

Hoy, según desvelan a Informalia fuentes cercanas a Mark Hamilton, la vida discreta y familiar de María Lapiedra se ha visto ensombrecida por la sentencia de la Audiencia emitida por la Audiencia Provincial de Barcelona, contra su demanda para tener la guardia y custodia total de sus hijas, que en la actualidad comparte con su ex marido. Las niñas viven con su padre en casa de sus abuelos y mientras él desempaña su trabajo como tele operador, los abuelos paternos cuidan de las pequeñas. Éste es el argumento que María presentaba en su demanda, diciendo que sus hijas estaban más con los abuelos que con el padre. Pero los magistrados no han aceptado la versión de la demandante y María tendrá que seguir compartiendo la custodia de sus hijos.

Lea también: María Lapiedra: "Dinio se drogaba mucho y quiso comerse a mi gato"

Para la Audiencia, en la vida moderna actual, donde padres y madres trabajan fuera de casa, es normal que los abuelos ayuden a sus hijos ocupándose de sus nietos. La semana que a Lapiedra le toca estar con sus hijas, vive con ellas en el piso cuya mitad le compró al padre de las niñas, situado en San Andrés de Llavaneras, una zona buena de las afueras de Barcelona. La otra semana, la pasa con Gustavo y la pequeña Mía en Madrid. Y así seguirá siendo. Palabra de la Justicia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.