Actualidad

La inteligente táctica de la influencer Julia Janeiro, hija de Jesulín y Campanario, a dos semanas de cumplir los 18

Julia Janeiro, hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario, cuenta los días para cumplir los 18 ser mayor de edad y ver cómo los medios despixelan su rostro. También quizás para dar paso a su nueva vida como famosa, según apuntan algunas personas de su círculo cercano.

Lo cierto es que Juls, como se hace llamar en redes, ya tiene cierto éxito en Instagram, donde cuenta con más de 49.900 fans que siguen el día a día de la hija del torero. Allí comparte sensuales posados, presume de estilazo y de amor, junto a su novio, el futbolista del Móstoles Brayan Mejía.

Eso sí, la hija de Campanario no publica post alguno desde hace cuatro semanas, en lo que parece una curiosa táctica a la espera de la fecha tan especial que se aproxima. Será el próximo 18 de abril cuando la joven se abra al mundo y la exposición pública sea un hecho. Puede que sea cuando se multipliquen sus post. Hasta entonces, nada de nada.

El único movimiento de Julia en Instagram a dos semanas de su mayoría de edad ha sido sutil pero significante. La joven ha cambiado su foto de perfil. Juls ha escogido una imagen en la que aparece en primer plano, con una coleta y en la terraza de un bar. Esta instantánea sustituye al selfie en el que posaba con exceso de maquillaje y mostrando sus largas uñas, estilo Rosalía.

Tras cumplir 18 años, Juls tiene otro objetivo en mente: estudiar en Madrid. La influencer se mudará a la capital cuando pase el verano para comenzar la carrera de Administración y Dirección de Empresas. Será también entonces cuando posiblemente se reencuentre con su hermana, Andreita Janeiro, con quien mantuvo una relación cercana en su niñez. 

El reencuentro entre ambas ha desatado una campaña de intoxicación mediática para impedir la cita fraternal de las hermanas, según una fuente muy cercana a Belén Esteban desveló a Informalia. Digan lo que digan determinadas publicaciones, la intención de ambas es verse y reavivar una relación que en los últimos años ha sido prácticamente inexistente. Cuando Julia se vaya a estudiar a Madrid contactará con su hermana, mal que le pese a algún miembro de su familia.

A Belén le gustaría que su hija normalizara lazos afectivos con su hermana. Que ella y Campanario estén enfrentadas no tiene que influir en sus dos hijas. Además, cuando Júlia sea mayor de edad, nadie, ni su propia madre, pueden impedirle tomar determinadas decisiones. En el día de su cumpleaños, recibirá el cariñoso mensaje de Andreita. Será el primer paso para su reencuentro.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.