Actualidad

Mila Ximénez, dada de alta: la corte celestial que no le deja tirar la toalla

Son los incondicionales, los más fieles, ésos que insisten y animan a Mila Ximénez para que siga adelante con el tratamiento y no tire la toalla. Porque la periodista de Sálvame vive momentos muy bajos al ver que el cáncer no desaparece de su cuerpo.

Acaba de ser dada de alta en el hospital madrileño de La Luz, donde estuvo ingresada tres días de esta semana para someterse a unas pruebas, ya descansa en su domicilio y, a su lado, su hermana Concha, su ángel de la guarda en una corte celestial de la que forman parte sus otros hermanos, Manolo y Nani, su cuñado y, por encima del resto, su hija Alba. Desgraciadamente, su única hija, nacida durante el matrimonio de Mila con Manolo Santana, reside con su marido y sus hijos en Holanda, y no puede estar todo el tiempo que desearía junto a su progenitora.

Antes de padecer la enfermedad, era Mila la que viajaba casi todos los findes de semana a Amsterdam para estar con sus nietos. En ellos encuentra el calor y el cariño que tanto necesita. Por eso les echa tanto de menos.

Aparte de los apoyos familiares, la periodista tiene una larga lista de amigos incondicionales, casi todos  del mundo de la televisión, tal es el caso de Belén Esteban, María Patiño, Belén Rodríguez, Kiko Hernández, David Valldeperas, Raúl Prieto, Anabel Pantoja ... Ya sea con visitas o por llamadas telefónicas, mantienen un contacto diario con Mila a modo de colectivo solidario en la lucha tan dura que está manteniendo la amiga contra el cáncer.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin