Actualidad

Meghan Markle gana: la agencia de paparazzi a la que demandó por un millón de dólares se declara en bancarrota

Meghan Markle mantiene varios frentes legales abiertos contra la prensa desde su salida de la Familia Real. Uno de ellos, su enfrentamiento con la importante agencia Splash News & Picture Agency, desde la que publicaron imágenes de su vida personal no autorizadas cuando residía con el príncipe Harry y su hijo Archie en Canadá.

La duquesa de Sussex demandó a la empresa, solicitando un millón de dólares por la publicación de las instantáneas, tomadas en enero de 2020 y en las que aparecía paseando por la isla de Vancouver con sus dos perros y con su hijo en un carrito.

Esta dura batalla judicial ha llevado a la agencia de paparazzi a la bancarrota, según ha anunciado la presidenta de Splash, Emma Curzon: "Habiendo intentado sin éxito llegar a un acuerdo con la duquesa, los directores opinan que esta batalla representa un riesgo inaceptable para la supervivencia de la empresa y, lamentablemente, la han llevado a la bancarrota para proteger a nuestros empleados", declaró en un comunicado.

La situación financiera de Splash le imposibilita pagar la enorme cantidad que reclama Meghan. "El caso de Markle involucra asuntos relacionados con la libertad de expresión bajo la ley del Reino Unido pero, desafortunadamente, ha demostrado ser demasiado costoso para que Splash continúe con su defensa", ha alegado Curzon.

Lea también - El plan oculto de Meghan Markle: aspira a ser presidenta de Estados Unidos

Aparte de la disputa contra Markle, la presidenta de la compañía también ha culpado a la pandemia, que ha mantenido a las celebridades en el interior de sus hogares, lejos de los objetivos de los fotógrafos. "Como consecuencia de la pandemia mundial, la disponibilidad de imágenes de celebridades ha disminuido y nuestra situación se ha visto agravada por dos litigios en curso y los costos de defender estos casos".

El tercer problema de Splash implica a su propia exgerente de cuentas, Esmeralda Servin, quien ha demandado a la empresa asegurando haber sido sometida repetidamente a comentarios sexistas durante el tiempo que estuvo trabajando allí. Además, Servin reclama que fue despedida después de plantear su preocupación ante la falta de transparencia en la estructura de la empresa y las comisiones a los fotógrafos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin