Actualidad

Cecilia Gómez tacha de "impostor" a Marco Vricella tras romper con él y cancelar su boda

Cecilia Gómez y Marco Vricella rompieron su relación hace una semana tras unos ocho meses de amor. La bailarina y el exmarido de Sonia Ferrer también cancelaron su boda, anunciada cuando tan solo llevaban seis meses juntos y prevista para el próximo 26 de junio.

Este miércoles, Cecilia toma la palabra en Hola para cargar contra su exprometido, con el que se había mudado recientemente a un ático en las afueras de Madrid. "Sabéis que he tenido relaciones y rupturas, más o menos, públicas. Nunca he entrado en detalles, se hayan portado conmigo bien o no. Pero esta vez es distinto", comienza anunciando la bailarina.

"Voy a ser lo más sutil posible y voy a hablar de lo que yo he sentido. No voy a acusarle de nada. Cada uno ya que interprete lo que quiera", avisa Gómez, quien explica que "no es que encontrara otra cara" en su novio, sino que descubrió "la verdadera". Por ello, lo tiene claro: "Para mí, esto es un impostor", dije con contundencia.

La bailarina confiesa cómo se siente tras este nuevo fracaso sentimental: "Estoy en shock e intentando solucionar todo, porque estábamos con los preparativos de la boda. Estoy bastante fuerte pero caeré después. Ahora, lo principal es salir del atolladero en el que me he visto sumergida".

La situación entre ambos se torció desde que comenzaron a vivir juntos. "Ahí salen unas actitudes de Marco que, como mujer, no me encajaban. En un principio, quería excusarle y pensar que estábamos en un proceso de adaptación, de convivencia, pero que necesitábamos nuestro tiempo... Pero, en vez de mejorar, las cosas fueron a peor", explica.

Cecilia incluso desvela uno de los comentarios que le hizo Marco y que más le dolieron: "No hemos tenido discusiones porque la comunicación no ha sido fluida. Ha sido el trato. No me he sentido respetada. Me ha llegado a decir: 'Si no cambias, no hay boda. Y tú no me sirves como mujer para lo que yo quiero'. Palabras textuales. No hay que perder el respeto. Y no me he sentido respetada".

"Decir 'no me sirves como mujer para lo que yo necesito' me parece una forma de insultar. Yo no puedo ser lo que él considera que es mi cometido como mujer, dentro de una casa y una familia, porque mi concepto es otro (...) Si te ves metida en una espiral de cosas de la que no sabes cómo salir, hay que ser valiente e irse. Fuera miedos, fuera vergüenza", añade.

Preguntada sobre si Marco tuvo actitudes "machistas" contra ella, la bailarina responde: "No quiero hacer una acusación, pero lo siento así". Cecilia incluso asegura entender ahora a Sonia: "Por lo que sé de otras relaciones, es un patrón que se repite. Es su condición. Desde aquí le digo a Sonia Ferrer que ahora entiendo todo".

Gómez dice haber descubierto "la verdadera cara" de Vricella. "Para mí, esto es un impostor", declara al tiempo que desvela que ella no fue quien dejó la relación: "Cuando vio que yo no me iba a comportar como él consideraba, me dijo que me marchara cuanto antes", cuenta. Su ruptura fue "la semana pasada, después de unas semanas sin hablarme y compartiendo techo", señala.

No obstante, lo suyo no funcionaba desde hace semanas: "Hacía tiempo que dejé de saber dónde estaba. No me decía a dónde se iba ni de dónde venía... Era como si yo no estuviera. Me consta que no es la primera vez que actúa así... ni la última", declara.

Cecilia está muy decepcionada con el cirujano. "La casa era un proyecto en común y no puedo irme de la noche a la mañana por un capricho suyo, por un 'ya no me sirves'. No soy un perro, aunque un perro tampoco se merece esto", dice la bailarina, quien cuenta que Marco quería hacer un comunicado anunciando la ruptura: "Me dijo que quería hacer un comunicado. Ni le contesté. No tiene sentido hacer un comunicado porque no somos la Casa Real. Lo encuentro muy desubicado. Lo que tendríamos que hacer nosotros es sentarnos a hablar y hacer las cosas lo mejor posible".

Por todo ello, Cecilia cierra la puerta a una reconciliación: "De ninguna manera. Sería dar un paso atrás en todo lo que las mujeres estamos luchando para ser valoradas o respetadas. Entrar en detalles me parece un poco rocambolesco. Ni siquiera es necesario. Cuando una mujer no se sienta respetada, anulada o esté sometida a unas exigencias, tiene que correr y no mirar atrás", asegura Gómez, quien dice haberlo "perdido todo" y lanza una última pulla a su exnovio: "No puedes decir a una persona que no es completa porque no sabe o no entiende ciertas cosas porque no es madre", sentencia.

El amor de Cecilia y Marco comenzó durante el primer confinamiento, cuando ella se puso en contacto con el cirujano para una consulta médica. Su relación fue avanzando a pasos agigantados y se fueron a vivir juntos antes de anunciar su boda, a finales del 2020. En aquel momento, Marco se quejó porque Sonia no le concedía la nulidad matrimonial para casarse con Cecilia por la Iglesia. Ya no tendrá ese problema.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin