Actualidad

La reina Sofía se vacuna del Covid "esperando su turno" como una española más: hasta la enfermera se asustó al verla

La reina Sofía, de 82 años, reside desde hace casi 60 en el palacio de la Zarzuela. Allí le atienden sus médicos personales siempre que lo requiere. Por ello, resulta muy sorprendente lo que sucedió en la mañana de este lunes 16 de marzo de 2021, cuando la Emérita se presentó en el Centro de Salud de Fuencarral-El Pardo, al norte de Madrid, para vacunarse del Covid-19 como una española más.

Lo hizo con discreción y sin levantar revuelo. Se trataba de la primera vez que doña Sofía pisaba este centro público, a tan solo 14,8 kilómetros de Zarzuela, para ser atendida por los profesionales que allí trabajan. Le pusieron el primer pinchazo de la vacuna de Pfizer, la que reciben todas las personas mayores de 80 años.

Tras varias semanas de polémica sobre la vacunación de sus hijas, las infantas Elena y Cristina, en Abu Dabi, la reina Sofía tenía claro que iba a seguir el protocolo que manda el Gobierno. "Nadie ha pensado saltarse los protocolos impuestos por Sanidad, eso seguro. Lo que no tenían claro era si dejar que la vacunara el médico de la Casa, José Manuel Martínez Pérez, que hubiera sido lo más lógico, ya que es su doctor de cabecera, o hacerlo como se ha hecho. Al final, la idea de que lo haga en un centro público se ha considerado la mejor para que nadie diga absolutamente nada", cuenta una persona cercana a la mujer de don Juan Carlos I a El Español.

"Ha esperado su turno, pacientemente como todas las personas mayores de este país, con su DNI en la mano y la tarjeta sanitaria, que también la tiene, y ha ido a que la vacunen", alega la misma fuente, que desvela la sorpresa que se llevó la enfermera encargada de vacunar a la Emérita.

"Ha ido con lo mínimo para no levantar revuelo. La mascarilla ayuda mucho a que nadie la reconozca. La que se ha llevado la sorpresa ha sido la enfermera cuando ha leído el nombre que le tocaba vacunar. Pero se ha quedado en una mera anécdota. Sofía, como siempre, ha sido amable y cariñosa con todo el personal que le ha atendido y se ha marchado de vuelta a Zarzuela", explica.

Por muy sorprendente que pueda parecer, doña Sofía nunca había sido atendida en un centro de salud público. Tan solo ha estado de visita o cumpliendo algún acto de su agenda. Sus tres hijos nacieron en la Clínica Nuestra Señora de Loreto y sus problemas siempre han sido tratados por el médico titular de la Casa del Rey. De hecho, el anterior facultativo de Zarzuela, el doctor Miguel Fernández Tapia-Ruano, llegó a ser muy buen amigo de ella.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin