Actualidad

Susana Gallardo y Manuel Valls viajan a París a menudo a pesar de la pandemia y las restricciones

Susana Gallardo y su marido Manuel Valls disfrutan ya de su nueva vida en París. La heredera de los Laboratorios Almirall y el ex primer ministro francés pasan al menos una semana al mes en el piso de la capital francesa que la multimillonaria catalana compró poco después de su boda en Menorca en 2019 con este político, nacido en Cataluña y educado en Francia, donde hizo su carrera.

La situación en Francia debido a la pandemia es delicada. No obstante, no significa que se estén saltando norma alguna puesto que pueden desplazarse por distintas razones. Para entrar al país vecino, deben presentar diferentes documentos: una declaración jurada en la que afirmen no se presentar síntomas del Covid-19, en la que manifiesten no haber estado en contacto con un positivo en las dos últimas semanas y en la que acepten realizarse un test al llegar a Francia. También una PCR de resultado negativo realizada en España 72 horas antes de viajar. 

Francia pasó el viernes de los cuatro millones de contagios y los 90.000 fallecidos por coronavirus desde el inicio de la pandemia. En todo el territorio nacional, hay toque de queda entre las seis de la tarde y las seis de la mañana. En algunas ciudades como Niza, Dunkerque o as-de-Calais el Gobierno de Macron han decretado confinamientos locales los fines de semana para tratar de frenar los contagios. En París, con el fin de evitar un colapso hospitalario en la capital francesa y sus alrededores, este sábado empezaron a trasladar pacientes graves con Covid-19 a otros puntos del país con una menor incidencia del virus.

Valls fue la estrella del Gobierno del presidente François Hollande, como titular de Interior, para aceptar después el puesto de primer ministro.

Lea tambiénSusana Gallardo se compra un pisazo en París y se instala en Francia con su marido, Manuel Valls

La compra de ese magnífico piso en París fue adelantada en primicia por Informalia y medios galos consideraron que esa vuelta a la patria podría significar un posible regreso de Valls a la política francesa, dadas las buenas relaciones de Valls con el presidente Emmanuel Macron.

Valls no tuvo suerte en Cataluña donde fracasó en su intento de conquistar la alcaldía, en una alianza con Ciudadanos. Y dada la caída en picado del partido que fundó Albert Rivera, para estas últimas elecciones autonómicas, la plataforma del ex ministro francés trató de formar acuerdos con el Partido Popular, para frenar a los independentistas, a los que tanto él como su esposa Susana Gallardo han hecho frente sin fisuras y con valentía.

Pero en unas declaraciones a La Vanguardia, Valls ha confesado que votó al socialista Salvador Illa, solo para contener el voto separatista. "Y además nunca he votado conservador", añadió el antiguo militante del Partido Socialista francés.

Hasta las próximas elecciones municipales, Valls sigue siendo concejal del Ayuntamiento de Barcelona pero, dado que los plenos son telemáticos a causa de la pandemia, puede permitirse pasar algunas semanas del mes en París con su esposa, ver a su familia francesa y dedicarse a finalizar su próximo libro.

Lea tambiénSusana Gallardo, la mujer de Manuel Valls, se moja por el español en Cataluña

Desde el entorno de Susana Gallardo, aseguran a Informalia, que la ex esposa de Alberto Palatchi, creador de la firma nupcial Pronovias, es muy feliz en este segundo matrimonio, que ha dulcificado su fuerte carácter y que ha sabido adaptarse a un hombre muy diferente a su marido anterior, demasiado ocupado, demasiado ausente a causa de su intensa dedicación a Pronovias.

Valls, de 58 años, también está encantado con este matrimonio, el tercero. En 1987, se casó con Nathalie Soulié, la madre de sus cuatro hijos. Luego se volvió a casar en 2010 con la violinista Anne Gravoin, de quien se separó pocos años después.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin