Actualidad

La antigua primera dama de Amazon, MacKenzie Scott, ex de Jeff Bezos, se casa con el profesor de instituto de sus hijos

MacKenzie Scott (50), exmujer de Jeff Bezos (57), dueño de Amazon, se ha casado con Dan Jewett, un profesor de Ciencias que da clase en el instituto de Lakeside, en Seattle, al que acuden sus hijos. El propio maestro ha sido el encargado de anunciar la noticia de su enlace con la tercera mujer más rica del mundo, con una fortuna de más de 45.000 millones de euros.

"Fue una feliz coincidencia. Estoy casado con una de las personas más generosas y amables que conozco y me sumo a ella en el compromiso de destinar su enorme riqueza para ayudar a los demás. Me siento agradecido por el privilegio excepcional que será para mí colaborar en donaciones que hacen tanto bien cuando se comparten", escribió Jewett el pasado fin de semana en la página web Giving Pledge (La promesa de dar).

Lea también - La ex mujer de Jeff Bezos, contundente en sus planes de vaciar la caja fuerte tras el divorcio: su nueva vida

Por su parte, MacKenzie ha cambiado su descripción en la web de Amazon. Ahora pone que "vive en Seattle con sus cuatro hijos y su esposo, Dan". Bezos también apoya su relación, como prueba el mensaje de felicitación al matrimonio que ha mandado a través de un comunicado en el diario estadounidense The New York Times en el que aseguró que "Dan es un gran tipo, y estoy feliz por ambos".

La ex esposa de Jeff ha vuelto a ilusionarse con Dan tras su duro divorcio con el propietario de Amazon. Hay que recordar que su fracaso matrimonial estalló cuando el magnate fue pillado con otra mujer, Lauren Sanchez, con quien sigue saliendo en la actualidad.

Divorcio millonario de Bezos

Desde su divorcio en enero de 2019 tras 25 años de matrimonio y cuatro hijos en común, Scott se ha convertido en una filántropa muy comprometida con la sociedad. El pasado mes de diciembre ella misma desvelaba que había donado casi 4.200 millones de dólares a 384 organizaciones en los cuatro meses anteriores. 

Mackenzie cumplía así la promesa que hizo cuando se separó de Bezos y se quedó con el 4% de las acciones de Amazon, convirtiéndose automáticamente en la tercera mujer más rica del planeta. "Además de cualquiera de las posesiones que la vida me ha dado, tengo una cantidad desproporcionada de dinero que compartir. Mi acercamiento a la filantropía seguirá siendo considerado. Me llevará tiempo, esfuerzo y dedicación. Pero no esperaré y mantendré el ritmo hasta que la caja fuerte esté vacía", declaró la estadounidense.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin