Actualidad

Alejandra Rubio y su tía Carmen Borrego, a punto de llegar a las manos fuera del plató: fueron separadas por sus compañeros

El rifirrafe que protagonizaron Carmen Borrego y su sobrina, Alejandra Rubio, en el plató de Viva la vida este pasado fin de semana se trasladó a fuera de las cámaras. Testigos presenciales aseguran que su pelea continuó durante una publicidad y no llegaron a las manos porque tuvieron que ser separadas.

Pese a sus intentos de reconciliarse con una cita secreta en un bar de Madrid cercano a sus domicilios, la relación entre Carmen y Alejandra está rota y puede que para siempre tras lo sucedido este domingo en el plató de Telecinco. Todo comenzó cuando la hija de Terelu Campos no quiso confirmar ni desmentir si su tía le tiene envidia, tal y como aseguran algunos tertulianos.

Esta ambigüedad enfadó a Borrego, que se lo hizo saber ante las cámaras. El cruce de reproches no tardó en llegar: "Háblame en otro tono, otro tonito, por favor", le decía Borrego, a lo que la joven, visiblemente alterada, respondía: "¡Qué fuerte! ¡Madre mía!". "Ella sabrá lo que va diciendo por detrás", alegaba Carmen, provocando la reacción desesperada de Alejandra: "No voy a hablar. Yo sí voy a respetar a mi familia de verdad".

Lea también - María Teresa Campos pone paz entre su hija Carmen Borrego y su nieta Alejandra Rubio

Pero la tensión no terminó ahí. Tras las cámaras, ambas se volvieron a encontrar. "¡Qué puta cara dura tiene esta tía, chaval!", le dijo Alejandra a Carmen durante una publicidad, según cuenta Semana. Tras un nuevo directo intercambiando pullas, llegó la segunda publicidad y estalló la batalla.

"No me vuelvas a hablar en tu puta vida", espetó Alejandra a su tía. "No te voy a consentir que me enfrentes más a mi madre y a mi hermana, niñata", contestó la hija de María Teresa Campos. Ahí fue cuando ambas se enzarzaron en una pelea que provocó la intervención de los presentes para que el asunto no fuera a mayores. "Estaban muy alteradas. Perdieron absolutamente las formas", cuentan a la revista.

Tras este intenso enfrentamiento, Alejandra regresó llorando al plató y no pudo disimular lo que había sucedido en la publicidad. Carmen trató de calmarla con palabras conciliadoras, pero no aplacó los ánimos y finalmente Rubio abandonó el set y se marchó a su propia casa con la convicción de que no quiere volver a saber nada más de su tía.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin