Actualidad

Mila Ximénez confiesa que lleva "un mes en la cama" por la quimio y lanza un órdago: "En dos semanas tomaré una decisión"

Mila Ximénez (68) ha reaparecido este martes en Sálvame después de unas semanas alejada de la televisión por su tratamiento contra el cáncer de pulmón. La colaboradora ha confesado que se está planteando dejar la quimioterapia en el caso de no dé sus frutos: "Si me dicen que los tratamientos no van a funcionar... se acabó", ha llegado a decir. No obstante, en estos momentos está luchando con fuerzas y optimismo para vencer a la enfermedad.

Lea también - Los efectos colaterales del nuevo y agresivo tratamiento de Mila Ximénez: malestar, pérdida de fuerzas y caída del pelo

"Volver significa que estoy bien, he estado en la cama casi un mes, sin moverme de la cama. La gente muy preocupada y yo también", le ha contado a Jorge Javier Vázquez.

Durante las próximas semanas descansará del tratamiento al que se está sometiendo: "Estas dos semanas quiero trabajar y estar tranquila, la semana que viene me hacen una nueva prueba. Una de las zonas se ha disparado y dependiendo del TAC tomaré una decisión escuchando a la doctora".

Las últimas semanas han sido muy duras para la ex de Manolo Santana. Se ha enfrentado a un nuevo tratamiento: "Me han cambiado la quimio y no me puedo peinar. No me puedo ni meter el peine. Lo que me ha pasado en el último mes no es vida. No tengo cuerpo, tengo fuerza pero cada vez me cuesta más".

Tras sus duras palabras, Jorge ha tratado de levantarle el ánimo recordándole que la penúltima quimio fue todavía peor que esta última: "La última quimio ha sido un poco mejor, no tan devastadora. El camino está siendo largo y jodido. Para mí parece que ha pasado una eternidad. La verdad que me ha pillado cansada, la distancia con tu familia, la soledad... han sido muchas cosas", le ha contestado ella. 

Lea tambiénMila Ximénez vuelve al hospital arropada por su hermana

La colaboradora se ha mostrado decidida a dejar el tratamiento si no da los frutos esperados: "Y yo soy una persona que me gusta vivir, pero con calidad de vida. A mí me dicen que esto tiene una duración de un tiempo, de dos años por ejemplo, muy bien, yo me organizo. Morir a los 70 es educado". 

No obstante, ha aclarado que "si fuera todo como en esta última quimio continuaría". En estos momentos, echa de menos sus momentos de disfrute con amigos y compañeros: "De la vida social tampoco disfruto, los olores me dan arcadas. No te tomas un buen vino, una copa, me la tomo pero no es lo mismo".

Además de la quimioterapia, se está sometiendo a un tratamiento para frenar la caída del pelo: "Para no perder el pelo estoy con un tratamiento durísimo. Utilizo un gorro a seis grados bajo cero. Solamente para intentar que no se vaya del todo el pelo. Es una lucha tan increíble, todo va cambiando, todo va rotando, ahora no sabemos, que con este tratamiento no se cae el pelo...", ha sentenciado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin