Actualidad

Pepe Navarro: "La Veneno fue un niño que se sentía mujer y quiso serlo a cualquier precio"

Pepe Navarro ha reaparecido en Dos parejas y un destino, el espacio que devuelve del algún modo el mundo de la crónica rosa o el famoseo a TVE en prime time, aunque llega disfrazado de cordialidad y alejado del modelo de griterío impuesto por el mundo Sálvame. Pepe Navarro fue anfitrión este viernes de personajes como La Terremoto, Jesulín de Ubrique o Chenoa.

El conocido presentador de televisión, que este año cumple los 70, lleva ya tiempo más bien retirado de la vida pública, si bien en esta intervención se ha mostrado feliz al disfrutar de una velada con sus conocidos comensales y ha hecho un repaso de su vida.

Lea también - Ivonne Reyes gana en los juzgados a Pepe Navarro: victoriosa en uno de sus frentes judiciales

El periodista de Palma del Río les ha contado a sus invitados que Ibiza, donde posee la mansión hace muchos años, es un lugar fantástico para él: "Yo vine aquí por el año 80 y vine a hacer submarinismo, ésta es una de las islas más bonitas del mediterráneo... Puedo decirte que el conjunto de Ibiza y Formentera es difícil de encontrar".

Chenoa le ha preguntado por cómo dio el salto a la televisión y él ha explicado que: "Lo de la tele fue casualidad, empecé en la radio. La primera vez que propongo hacer el Mississipi fue en el 85 cuando estuve trabajando en New York. Fui vendiendo el formato". Ha recordado su época en televisión con melancolía y ha hablado de algunos problemillas que tuvieron con algunos personajes, como Chiquito de la Calzada: "Chiquito el pobre nos puso una demanda, alguien le calentó la cabeza y le dijo que le estábamos copiando. Fuimos al juicio y fue muy divertido".

Y es que Chenoa fue al programa de Pepe cuando era una adolescente: "Yo fui a actuar, cuando te vi puse cara de fan... Pero es que claro, cuando alguien ve a ver a alguien con el que ha crecido y al que admiras, pues..." Y se quedó impresionada.

Lo que sí que ha desvelado el presentador es el gran cariño que tenía hacia Cristina Rodríguez, La Veneno: "La Veneno tiene un mérito tremendo, fue un niño que se sentía mujer y quiso serlo a cualquier precio, sin medida, era una mujer muy impulsiva. La gente que la rodeaba no era la acertada, ella era tal cual, funcionaba por eso, porque no había ni trampa ni cartón".

En cuanto a cómo ha afrontado la pérdida de trabajo y dejar de aparecer en televisión, Pepe ha asegurado que no le ha costado ir al psicólogo porque es una persona que ha ido reflexionando sobre todo lo que pasaba en su vida: "He asumido muchas cuestiones duras por mí mismo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin