Actualidad

Lydia Lozano, tras ser intervenida de urgencia: "Mi gran miedo es quedarme en silla de ruedas"

Lydia Lozano se ha pronunciado tras su intervención de urgencia. La periodista fue operada de las cervicales a primera hora de este martes. Afortunadamente ya se está recuperando en su domicilio y contando los días para volver a trabajar.

Lea también - Lydia Lozano crece tras su operación de cervicales: "Estaba peor de lo que esperaban"

"Desde hace aproximadamente un mes no tengo sensibilidad en las manos, me cuesta mucho coger las cosas. Yo tengo un entrenador y él me dijo que iba a ser un problema de la médula. Me asusté mucho, me fui a hacer una resonancia y me dijeron que tenía que operarme ya", cuenta este miércoles a la revista Semana.

La situación en la que se encontraba era extremadamente delicada: "La médula está muy aplastada por las cervicales y por ahí pasan los nervios, por eso tengo los brazos con un hormigueo total y me duelen mucho. Me costaba arreglarme, peinarme o coger una sartén".

Su mayor preocupación era la de quedarse en silla de ruedas tras la intervención: "Siempre digo que mi gran miedo, por mis problemas de espalda que tengo desde hace muchos años, es quedarme en silla de ruedas". 

En este sentido, confiesa que el problema con las cervicales le viene del accidente que sufrió en su juventud, en el que perdió la vida su novio: "Mi traumatólogo siempre me ha estado diciendo que tenga cuidado con la espalda, con las cosas que hago en Sálvame: 'Un día te vas a caer y nos vas a dar un disgusto'. Desde aquel accidente de coche tengo la espalda fatal".

Lea también - Lydia Lozano ingresa en el hospital para ser operada de urgencia de las cervicales: "Estoy muy nerviosa"

Tanto es así que ya ha sufrido más de un percance desde entonces: "En el programa ya se me rompieron dos costillas y tuve una caída en la que se me fastidiaron dos vértebras". 

Por otro lado, Lydia sintió una gran angustia antes de esta última operación: "Yo tenía pavor. Pedí al médico si me podían sedar antes de bajar al quirófano. No quise saber nada de la operación, dije que hicieran lo que quisieran. Soy muy aprensiva y me da miedo todo, hasta ponerme una vía, y luego se te pasa por la cabeza que pueda ir mal". 

Ahora, Lozano está centrada en su recuperación y con intenciones de volver a su silla pronto: "No voy a poder hacer ejercicio en mes y medio, pero me voy a pedir de alta enseguida. No puedo estar en casa. Si hasta una vez fui a trabajar con una costilla rota", sentencia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin