Actualidad

El desplante de Pablo Iglesias a Felipe VI: no le aplaude tras su discurso sobre el 23-F

Pablo Iglesias ha acudido este martes al 40 aniversario de la intentona de Golpe de Estado de Antonio Tejero. Felipe VI ha presidido el acto, con mención a su padre incluida, y tras sus palabras, el vicepresidente le ha dedicado un 'desplante'.

Lea también - El cariñoso gesto de Felipe VI al rey Juan Carlos en el aniversario del 23-F: "Su firmeza y autoridad fueron determinantes"

A diferencia del resto de asistentes, entre los que se encontraban Pedro Sánchez, Pablo Casado o la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el de Podemos no ha aplaudido al monarca cuando ha finalizado su intervención.

A las puertas del Congreso, el marido de Irene Montero se ha vuelto a mostrar en contra de la monarquía: "En España se nos dijo que la condición para tener una democracia homologable a las de nuestro entorno era aceptar como jefe de Estado a un rey designado por Franco. Cuatro décadas después, es absurdo que alguien defienda que la monarquía es condición de posibilidad de la democracia", ha destacado en su perfil de Twitter.

Lea también - Juan Carlos I, el gran ausente en el 40 aniversario del 23-F: el Congreso convoca a Felipe VI

El acto ha tenido lugar en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados. "Ante aquella inaceptable fractura del legítimo y legal orden democrático, el rey Juan Carlos I asumió como Jefe del Estado su responsabilidad y su compromiso con la Constitución (...) Su firmeza y autoridad fueron determinantes para la defensa y el triunfo de la democracia", ha remarcado Felipe VI sobre la figura del emérito para frenar el golpe. A día de hoy está exiliado en una villa de seis dormitorios y siete baños en Abu Dabi tras sus supuestos escándalos económicos.  

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.