Actualidad

Isabel Pantoja y Mediaset, una relación herida de muerte: "No quiere saber nada de tele"

Mediaset fue la tabla de salvación para la economía de Isabel Pantoja en 2018, dos años después de salir de prisión y cuando la música ya no era suficiente para tener una situación financiera desahogada. La compañía italiana, con Paolo Vasile a la cabeza, ofreció a la tonadillera un contrato que rondaba los tres millones de euros en dos años, según desvela Paloma García-Pelayo, y tras varias semanas negociando, la artista estampó su firma.

Las enormes deudas que acumulaba y sus problemas con Hacienda hicieron que Isabel se viera obligada a 'vender su alma' al demonio de Telecinco. Atrás quedaban sus batallas judiciales y sus múltiples enfrentamientos. El dinero parecía curarlo todo. El primer paso de su acuerdo, la participación de Pantoja en Supervivientes, el reality estrella de la cadena.

El siguiente paso tras su aventura en Honduras fue convertirse en miembro del jurado de Idol Kids, concurso de talentos infantiles. Isabel firmó por 26 capítulos, tal y como asegura OK Diario. En el último trimestre de 2019 grabó la primera tanda y, a primeros de 2020, la segunda. Su peculiar carácter, sus estilismos y sus lágrimas han conquistado a los espectadores. Habrá una segunda edición que se grabará en los próximos meses.

Desde su participación en Idol Kids, Isabel no ha vuelto a pisar un plató. El 6 de marzo se despidió de la esfera pública cantando en el WiZink Center de Madrid. La pandemia hizo que se refugiara en Cantora junto a su madre Ana y su hermano Agustín. Tras el verano, Mediaset le propuso varios proyectos, desde presentar las Campanadas de Fin de Año hasta un programa de entrevistas. También charlar con Bertín Osborne o irse de aventura con Jesús Calleja. Ella lo rechazó todo.

Lea también - Isabel Pantoja, tras los despiadados ataques de Kiko Rivera: "Ya he llorado demasiado, nunca me lo hubiera esperado"

El 31 de diciembre se cumplió la fecha de finalización del contrato que le unía con la cadena. No obstante, falta por grabar la segunda edición de Idol Kids, por lo que su acuerdo aún está vigente. Pese a ello, Isabel sabe que es libre de elegir su futuro y este parece estar muy lejos de Telecinco. La tonadillera se siente maltratada por la cadena y está muy dolida por lo sucedido durante estos últimos meses de guerra contra su hijo, Kiko Rivera, por la herencia de Paquirri. El programa Sálvame está en su punto de mira. Además de todas las barbaridades que han dicho sobre ella, quemaron una foto suya el pasado mes de octubre.

Las declaraciones de Kiko y, especialmente, sus intervenciones en La herencia envenenada han enfurecido a Isabel, que no quiere saber nada de Mediaset. "No quiere saber nada de tele. No entiende como le han podido hacer todo esto", asegura una amiga íntima de la cantante, quien continúa recluida en su finca, pero pendiente de todo lo que sucede a su alrededor.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin