Actualidad

Kiko Rivera tiene tres compradores para su parte de Cantora, casi la mitad de la finca

No uno, como dicen, sino tres, son los interesados en comprarle a Kiko Rivera su parte de Cantora. El dj y sus abogados negocian y estudian las ofertas con detenimiento, pero no es cierto, asegura "el ex pequeño del alma" de Isabel Pantoja, que "ya haya vendido mi parte, y aún menos, recibido un pago inicial de cien mil euros. Ojalá lleguemos a un acuerdo pronto, pero ahora mismo no hay nada firmado", sostiene.

Kiko salía así en Sálvame al paso de quienes aseguran que el negocio se da por hecho. Si fructifica habrá que ver la reacción de la tonadillera cuando vea entrar en la finca a gente extraña, haciendo y deshaciendo por derecho. Sabemos que ella ha dado su brazo a torcer y también espera ofertas para deshacerse de su parte. El problema es doña Ana, su madre, enferma de Alzhéimer. Isabel se prometió a sí misma no vender Cantora  mientras su progenitora siga viva. ¿Por qué este cambio de opinión?

El baile de cifras es continuo. Unos dicen que la finca en su totalidad tiene un valor de nueve millones de euros, otros que siete, unos terceros, que cuatro y medio. Rivera se teme que la realidad le acerca más por esta última cifra, mal que le pese, y le correspondería algo más del cuarenta y siete por ciento de la venta.

Lea también Kiko Rivera cumple 37 años: tarta de Paquirri, declaración de amor de su mujer y desprecio de su madre

Mientras tanto, continúa realizando entrevistas en su canal de YouTube, mañana domingo charlará con Jorge Javier Vázquez, el nuevo defensor a ultranza del vice podemita Pablo Iglesias, la costra de la casta les une a los dos. Solo falta que el presentador de Sálvame se deje coleta. ¿Le contará a Kiko cómo va su bronca con Belén Esteban?

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.