Actualidad

El monumental enfado de María Teresa Campos con sus hijas y su nieta Alejandra Rubio

María Teresa Campos tiene un cabreo de esos que hacen historia. No entiende cómo ahora, en el momento que ella regresa a la televisión después de casi tres años de ausencia, su familia se está encargando de enturbiar su estreno. Campos desconocía lo que estaba ocurriendo en su familia: sus hijas y su nieta Alejandra Rubio se estaban tirando de los pelos en el plató de Viva la vida.

Lea también - "No paraba de sangrar": así fue la agresión que sufrieron Terelu y María Teresa Campos en plena calle

Era algo que no esperaba y de lo que se ha tenido que enterar por terceros. Ella no ve la televisión, pero sus maravillosas amigas, sí. Fue una de ellas la que le informó de lo que estaba sucediendo, lo que le hizo revolverse en su asiento y llamar al orden al clan.

Y así se lo ha hecho saber a las tres. Según deslizan a Informalia, la matriarca ha echado un buen rapapolvo tanto a sus hijas, Carmen y Terelu como a su nieta, Alejandra. Considera que bastantes enemigos tienen ya en la televisión machacándolas cada día como para que ahora sean ellas mismas las que se tiren los trastos a la cabeza. Además de contribuir a dar carnaza a sus detractores.

La que ha salido peor parada ha sido Carmen Borrego. Teresa considera que el enfrentamiento entre tía y sobrina ha sido "vergonzoso", pero sobre todo culpa a su hija. Disculpa a Alejandra por su juventud e inexperiencia, pero lo de Carmen no lo entiende. Primero porque fue ella quien encendió la mecha con esa entrevista en la que criticaba la actitud de Terelu y de Alejandra. Y segundo por continuar la guerra en el plató de Emma García respondiendo a su sobrina y no saber parar, como tenía que haber hecho alguien de su experiencia.

No obstante, Alejandra Rubio no se ha quedado exenta de bronca. Teresa le ha explicado que tiene que ser más consciente de que está en televisión y que hay cosas que se tienen que arreglar en casa. "No todo vale para conseguir una silla", es algo que le ha dicho a ambas. Terelu es la que mejor ha salido parada, pero también tuvo que escuchar a su madre.

Lea también - Isabel Gemio, derrotada tras su entrevista a María Teresa Campos: "Doy mi carrera por terminada"

Después de un largo tiempo fuera de la televisión, Teresa no quiere que nadie le empañe su vuelta. Ha luchado mucho por conseguir un sitio frente a las cámaras y, aunque sea metida en un camión escaparate para hacer entrevistas mientras la pasean por Madrid, ella se siente realizada. Además tiene claro que se va a entregar al máximo para lograr triunfar en el que puede que sea su programa de despedida, La Campos móvil. Las entrevistas que está intentando conseguir son de alto nivel. Hasta el mismísimo Pedro Sánchez ha recibido su llamada, otra cosa es que el presidente del Gobierno se preste a subirse a un camión acristalado y le paseen por Madrid cual producto que exhibir.

Recomponer su ego herido no es sólo el motivo por el que Teresa deseaba volver tanto a la televisión. La que fuera reina de las mañana no anda demasiado bien de liquidez económica. Campos pretendía vender su casa para solventar sus problemas y disfrutar de una buena jubilación, pero lo cierto es que de momento no lo ha conseguido, y eso que lleva en venta más de cinco años y con numerosas bajadas de precio. Con esta venta podría ayudar económicamente a sus hijas, sobre todo a Carmen, que no anda muy bien de pasta, de ahí que cada cierto tiempo se vea obligada a hacer una exclusiva bomba aunque sea a costa de destrozar a su familia. Ahora, con su nuevo programa, muchos de esos problemas podrían aliviarse algo, pero ¿por cuánto tiempo?

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin