Actualidad

La baronesa Thyssen habla tras su histórico acuerdo con el Gobierno: "He tenido ofertas de 250 y 300 millones de euros por el Mata Mua"

Tita Thyssen ha llegado a un histórico acuerdo con el Gobierno de Pedro Sánchez para mantener la colección Thyssen en España tras casi 20 años de negociaciones con los distintos ministros de Cultura que han pasado por el cargo. El pacto también incluye el regreso de la obra más valiosa de su colección, el Mata Mua, cuadro por el que ha llegado a recibir ofertas desorbitadas.

Así lo cuenta la propia Carmen Cervera este miércoles en Hola, donde desvela lo que le han ofrecido por el lienzo: "Muchos periódicos han dicho que la colección está valorada en 1.040 millones de euros, pero es más, porque, al final, en este tiempo he tenido dos o tres ofertas serias por el Mata Mua, de entre 250 y 300 millones de euros", ha contado.

La baronesa ha tomado la palabra para mostrar su alegría por el histórico acuerdo alcanzado con el Gobierno. "Estoy muy feliz y, sobre todo, muy tranquila porque la colección se queda en España y por el futuro de mis herederos. Parte de mi colección está prestada al Museo Thyssen desde 1992, cuando se firmó un préstamo por 10 años, y después he pasado muchos firmando prórrogas de diferente duración".

Lea también - Carmen Cervera pacta con Pedro Sánchez: la colección Thyssen seguirá en España al menos 15 años más

Tita ha explicado cómo fue el proceso de negociación, sobre todo esas últimas horas, y ha expresado su ilusión por la próxima apertura: "Ha sido un proceso de muchos meses y reuniones, pero el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, han estado predispuestos a llegar a un acuerdo. Dos días antes, habíamos estado con ellos y mis abogados, Ángel Acebes y José María Michavila, en mi casa de La Moraleja, y el viernes, ya con el ministro y el secretario general de Cultura, Javier García Fernández, reunidos desde las doce de la mañana hasta las ocho de tarde. Aún falta firmar el contrato, pero las cosas importantes ya se han puesto sobre la mesa. Terminamos celebrándolo. La apertura va a ser espectacular, se va a recolocar la colección para que el público tenga acceso a verla fácilmente, con el Mata Mua a la entrada", ha declarado.

Llegar hasta este acuerdo no ha sido nada fácil, según ha recordado la propia Tita: "Lo estaba pasando mal en el sentido de que la colección es de lo más importante que tengo y, durante todos estos años, una colección tan valiosa no me ha generado ningún ingreso. Como todo el mundo sabe, tuve que renunciar a todo para que la colección de Heini (su marido fallecido) viniera a España. Fueron ocho años de lucha, porque los herederos no querían para nada que estuviera aquí... y aquí está. De hecho, el Mata Mua lo compré en subasta a los herederos, no me lo regaló Heini. Se ve que mi destino está con el cuadro y el del cuadro es estar conmigo", ha dicho aliviada Carmen, quien ha reconocido que ha llegado a comprar la obra hasta en tres ocasiones.

Lea también - Tita Cervera tenía las cajas preparadas para llevarse de inmediato la colección Thyssen: "Se la están jugando"

La negociación con el Gobierno fue tan dura que Carmen incluso embaló la colección este pasado lunes. "Te digo una cosa, el pasado lunes iba a comenzar a embalar la colección. Llega un momento en que no puedes luchar tanto. Otros museos estaban interesados en tener la colección con una remuneración bastante más alta e incluso sin el Mata Mua como parte del acuerdo. Había otras ofertas tentadoras y, además, creyendo que no se apreciaban lo suficiente mis esfuerzos de todos estos años para mi país y para el Museo Thyssen. Pero, al final, he sabido que sí, que se me aprecia y saben lo mucho que ha significado para mí. Estoy feliz con este final", ha explicado Tita, que ha añadido que su hijo, Borja Thyssen, también está "muy contento y firmará el contrato" con ella.

Confiesa sus problemas de liquidez

En su charla con el medio, tampoco ha evitado referirse a sus problemas de liquidez: "No me importa decirlo otra vez, yo tengo cuatro casas hipotecadas. Una, en propiedad, y dos casas, en Andorra, y una, en Barcelona. Me ha llevado a esto el haber renunciado a mi herencia para que el Museo Thyssen exista en Madrid. En el museo de Málaga, todo se ha hecho gratuito, jamás he percibido nada, ni tampoco del museo de Madrid", ha señalado.

"Al contrario, me ha costado los viajes que hago para atender a mis obligaciones como vicepresidenta vitalicia del patronato del Museo Thyssen de Madrid y presidenta del Museo Carmen Thyssen de Málaga. Trabajo en ello, viajo... Estoy dedicada. Entonces, todo eso... No vives del aire", ha alegado.

Deseando conocer a su última nieta

La baronesa, que ha confesado que seguirá viviendo en Andorra, ha hablado sobre el nacimiento de su última nieta, India, la quinta hija de su hijo Borja y su mujer, Blanca Cuesta. "Están muy contentos, la niña se llama India, que me parece un nombre muy bonito, y estoy deseando conocerla. Borja me ha invitado a ir a su casa, pero será un poco más adelante, cuando todo pase un poco. Ellos pasaron el coronavirus, pero yo no y los niños van al colegio... Le dije a Borja: 'Me hace mucha ilusión conocer a vuestra hija, pero más adelante, cuando esta gran pesadilla pase', y él lo ha entendido. Cuando he estado en Madrid, no he salido, todas las reuniones con el ministro las hemos tenido en mi casa, con las medidas de seguridad".

Tita reside en Andorra junto a sus hijas, las gemelas Carmen y Sabina, de 14 años. La baronesa es feliz junto a ellas. "Las niñas están estudiando, muy felices. Después de varios meses sin ir presencialmente al colegio, volvieron y cada lunes les hacen un test a todos los alumnos. Tienen muy buenas amigas y sacan buenas notas. Entonces, me siento muy tranquila y muy bien, me gusta muchísimo y nunca dejaré de ser residente. Y Borja también es residente y también le gusta muchísimo", ha asegurado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin