Actualidad

Tita Cervera tenía las cajas preparadas para llevarse de inmediato la colección Thyssen: "Se la están jugando"

Han tenido que pasar casi 20 años de negociaciones entre Tita Cervera y los distintos ministros de Cultura de todos los signos políticos, discutiendo el futuro de la colección privada de la baronesa Thyssen, para llegar por fin al acuerdo firmado este viernes. Pero no se ha contado la trastienda del pacto, ni que se firmó in extremis, ni que las discrepancias fueron tan grandes que España estuvo a punto de perder para siempre la colección. A las 6 de la tarde del jueves 28 la viuda de Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza dijo: "Se la están jugando". 

Los tira y afloja entre los representantes de Tita y los de Cultura del Gobierno de Pedro Sánchez fueron tan tensos que estuvieron a punto de arruinar toda posibilidad de acuerdo y de hacer saltar por los aires la continuidad del Mata Mua y el resto de las piezas en la pinacoteca madrileña.

Recordemos que último y definitivo plazo vencía el domingo 31 de enero. De no haber llegado a buen puerto las negociaciones, las obras de arte de la viuda del barón Thyssen emigrarían. Por suerte, ahora sabemos que se quedan al menos 15 años en el anexo al Museo Thyssen con una prórroga de cinco años más, a cambio de pagarle a la baronesa 6,5 euros al año.

El regateo

En anteriores propuestas, Tita pidió ocho millones, la última cifra en la que sus representantes se plantaron fue de siete millones, y finalmente , el alquiler se quedó en los seis y medio.

La baronesa ha tenido que aceptar que el Mata Mua de Gauguin vuelva al museo del madrileño Paseo del Prado. Tita lo sacó una noche durante la pandemia para llevárselo a su búnker de Andorra, como contamos en primicia. A cambio, ha conseguido que el Gobierno le permita seguir tributando en el principado, incluso aunque sus estancias en España superen los días de permanencia que a cualquier otro contribuyente le obligarían a pagar impuestos aquí, mucho más altos que en Andorra.

Lea también: El padre de las gemelas de Tita Cervera podría ser su hermano, Borja Thyssen

Un final feliz para todos, aunque en la trastienda de estos tres últimos días de discusiones contra reloj entre la baronesa y el ministro de Cultura Rodríguez Uribes se vivieron momentos tan complicados que todo estuvo a punto de romperse definitivamente.

Las cajas preparadas

Desde el entorno de la propia Tita Cervera nos cuentan que la madre de Borja Thyssen "ya tenía ya listas las cajas de embalaje destinadas a llevarse fuera de Madrid los 429 cuadros este mismo lunes, en cuanto se rompieran las negociaciones".

Tita apostó fuerte y dio instrucciones a José María Michavila, su abogado y ex ministro de Justicia, para que llevara sus peticiones hasta el límite. "Hasta ella misma dudaba de que el gobierno español aceptara sus condiciones. De ahí que creyera que era conveniente tener preparados los embalajes de los cuadros para que de inmediato salieran camino de Andorra, donde aún tiene el Mata Mua", indica una fuente del despacho del ex ministro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin