Actualidad

Iñaki Urdangarin fija su domicilio madrileño en casa de la Infanta Elena

Iñaki Urdangarin consiguió el tercer grado penitenciario hace dos semanas, recuperando poco a poco la "normalidad" y disfrutando de su ansiada semilibertad después de dos años y medio en prisión en régimen de aislamiento. Para ello, además de acreditar que posee un empleo en el Hogar Don Orione, el exduque de Palma ha tenido que presentar un domicilio de arraigo, aunque regrese cada noche al Centro de Inserción Melchor Rodríguez García para pernoctar. Y este no es otro que el de la infanta Elena.

Aunque se rumoreó que el marido de la infanta Cristina presentaría la casa de su hijo Juan como su dirección de referencia, hemos descubierto que nada hay de cierto en esta información y que es el domicilio de su cuñada el que ha presentado como suyo para obtener la semilibertad.

Lea también - Así pasa Iñaki Urdangarin su tiempo libre: uno más en la casa de la infanta Elena

La infanta Elena, demostrando la buenísima relación que le une no sólo con su hermana sino también con Iñaki, le ha abierto de par en par las puertas del piso en el que vive con Victoria Federica y Froilán en el madrileño barrio de Retiro. Allí es a donde el yerno del rey Juan Carlos acude puntualmente cada tarde tras concluir su jornada en el Centro Don Orione. Pero no de visita, sino porque desde hace 14 días es, también su casa y la dirección que Instituciones Penitenciarias tiene como domicilio de arraigo de Urdangarin.

Lea también - Iñaki Urdangarin, de celebración con la infanta Elena y sus hijos en casa de la infanta Elena

Este martes por la noche, poco antes de regresar al CIS de Alcalá de Henares para pernoctar, pudimos ver nuevamente al marido de la infanta Cristina abandonando por el parking la casa de doña Elena que, como podemos afirmar, será su nuevo hogar en los próximos meses.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.