Actualidad

Eugenia Martínez de Irujo y su hija Tana posan juntas y hablan de hombres: "Un novio de verdad se tiene que llevar bien con mi madre"

Eugenia Martínez de Irujo y Tana Rivera han hecho alarde la complicidad que tienen posando juntas por primera vez. Madre e hija han concedido una sincera entrevista en la que hablan de lo que tienen en común, de las pasiones de cada una de las dos e incluso de lo que más les gusta de los hombres. ¿Habrá cortado la hija de Fran Rivera con su último novio?

Sobre su hija, Eugenia confiesa en Elle que "es la persona más importante de mi vida, con diferencia. Así de claro". Tana, al mismo tiempo, siente una profunda admiración por su progenitora: "La admiro, es una completa heroína, alguien que lo saca todo adelante".

Respecto a lo que tienen en común, la hija de Fran Rivera asegura que ambas son "muy impulsivas y, a la vez, muy transparentes". La joven aclara que "si me cae mal alguien, la otra persona lo está notando al instante". Eugenia suscribe las palabras de su niña: "Ninguna de las dos vamos con rodeos. Yo digo todo lo que se me pasa por la cabeza; a veces me arrepiento, pero prefiero ser auténtica. La falsedad es algo con lo que no puedo. Y Tana tampoco".

Sin embargo, Tana confiesa ser más social que su madre: "Considero a alguien amigo mío rápido; mamá es mucho más precavida": Eugenia piensa que en este sentido son diferentes por su diferencia de edad: "Es normal porque yo me he llevado más palos, y, al final, vas con pies de plomo".

A pesar de todo, la joven no tiene redes sociales y su madre sí. Este es el motivo según Eugenia: "Ya, pero ¿sabes por qué? Porque a mí me dan cariño y me derrito. Y he de decir que la gente conmigo es maravillosa, sus comentarios no pueden ser más bonitos. Es tal mi gratitud que cada vez que puedo devuelvo el saludo. Y ojalá tuviera tiempo para contestar uno a uno. Al principio lo hacía, ahora me cuesta porque han aumentado los seguidores".

También han hablado sobre la exposición de arte que Eugenia lanzó hace unos meses. Tana no comparte su pasión por la pintura: "¡Uy, yo no! Pinto muy mal. He de confesar que todos los trabajos de arte del colegio, que quedaban chulísimos, me los hacía ella".

No obstante, la joven siente especial atracción por el mundo de la comunicación y la música. Trabaja en Global Talent, una empresa de organización de conciertos que es filial a Universal, la discográfica que dirige Narcís Rebollo, el novio de su madre: "Sí. Y estoy muy contenta. Siempre me ha encantado la música como disfrute. Aunque, cuando la vives desde dentro, no sabes lo complicada que es y el trabajo que hay detrás de cada concierto. En mi empresa son todos unos cracks, empezando por Narcís. ¡Alucino con lo que hace!".

En cuanto a los hombres, lo que más valora Eugenia en ellos es "la inteligencia y el sentido del humor; vamos, es que, sin sentido del humor, directamente no aguanto a su lado". Tana piensa parecido a su madre: "¡Sí, tiene que ser alguien divertido! Yo soy una persona bastante independiente, así que, además, a mí me gusta que me dejen mi espacio, que no estén siempre encima de mí. Porque, si no, no funciona, no funciona...".

Además, su chico se tendría que llevar bien con su familia para que la cosa cuaje: "Es la verdad... Es que, si no, entro en cortocircuito y no hay nada que hacer. ¿Y sabes qué es para mí súper importante para echarme un novio de verdad? Que se lleve bien tanto con mis amigos como con mi familia. Eso es fundamental. Por ejemplo, si estuviese con alguien que se llevase bien con mi madre y mal con mis amigos... Lo siento, pero no".

Con las declaraciones de Tana no sabremos si seguirá manteniendo su noviazgo con el joven de 23 años Javier López, con el que este verano se dejó ver por las calles de Marbella (imagen superior). Antes, mantuvo una relación con el jugador de hockey Quique González Castejón.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin