Actualidad

El verdadero negocio de Narcís Rebollo con Kiko Rivera no es la música

Cuando Narcís Rebollo, presidente de Universal Music, fichó a Kiko Rivera para la discográfica, no fue por sus dotes musicales. El marido de Eugenia Martínez de Irujo echó el ojo al hijo de Isabel Pantoja por otros negocios ajenos a la música.

Lea también - El "huérfano" Kiko Rivera destroza a Isabel Pantoja: "Me debe tres millones de euros ¡No quiero su apellido!"

Cuando se supo que Kiko Rivera había fichado por una de las grandes discográficas de este país, entre cuyos artistas se encuentran cantantes de la talla de Alejandro Sanz, David Bisbal, Ariana Grande, Bon Jovi o Katy Perry, entre otros muchos de este estilo, no fueron pocos los que se sorprendieron.

No todos entendían los motivos por los que una casa como Universal echara resto para tener en sus filas a Kiko Rivera. Pero sí tiene sentido cuando el negocio que se quiere hacer con él no es vender miles de discos ni hacer giras millonarias, sino ingresar dinero por otros conceptos que no son otros que las exclusivas en el mundo del corazón.

Efectivamente, Narcís Rebollo, con buen ojo para los negocios, sabía cuál es el punto fuerte de Kiko. Por eso, en el contrato con la discográfica se incluía una cláusula de representación. De esta manera, se asegura, como cualquier representante, en torno al 20% del caché de todos sus contratos comerciales o laborales. Eso incluye las exclusivas que haga con las revistas o las intervenciones en programas de televisión. Un negocio que podría ser rentable teniendo en cuenta que Paquirrín lo vende casi todo.

Rebollo ha sabido ver el momento. Fue poco después de declararse la cruel batalla entre Kiko e Isabel Pantojacuando le hizo la propuesta y llegó a un acuerdo. Kiko acababa de hacer récord de audiencia en Telecinco con su aparición televisiva en Cantora, la herencia envenenada.

Lea también - Kiko Rivera negocia con Universal sacar una canción titulada 'Cicatriz' para explotar su drama familiar

Este miércoles Kiko ha concedido una exclusiva en la revista Lecturas. Según ha podido saber Informalia, ha sido Universal quien ha gestionado desde la sombra esta entrevista. Son ellos ahora quienes deciden dónde, cuándo y, sobre todo, cuánto. De la misma manera, están viendo la posibilidad de que Kiko vuelva a tener una aparición televisiva para seguir hablando de su madre y la forma en que ha manejado la herencia de su padre. Un suma y sigue que generaría sustanciosos ingresos a Universal, probablemente más que los que le genera hasta ahora por su música.

Hasta la fecha Kiko tenía como representante a Fran, un amigo de toda la vida de su mujer, Irene Rosales. Ahora mismo sus funciones son como intermediario entre los medios y Universal. Ya no puede hacer y deshacer como hacía antes. Kiko tenía toda su confianza en él, pero ya no tiene poder de decisión.

Lea también: Primicia: Ramón Calderón: "La demanda ya está puesta y Kiko Rivera la recibirá en los próximos días"

Además, se da la circunstancia que la relación con Narcís va mucho más allá de lo profesional. El presidente de Universal es el marido de Eugenia Martínez de Irujo, ex mujer de Fran Rivera. Y el torero es el hermano mayor de Kiko. Con la duquesa de Montoro, Paquirrín siempre se ha llevado bien. Además, es el tío de Tana, y adora a la única hija de Eugenia. 

Cierto es que tanto la duquesa de Montoro como Rebollo mantienen una actitud de distancia con el mundo del corazón, las exclusivas y sobre todo la parte más enfangada de la crónica social, la que, para entendernos sobrevuela el universo Mediaset. Al contrario que Fran Rivera, que lleva toda la vida vendiendo posados y robados, y que interviene a sueldo al medios como Espejo Público, y que tiene una agencia de cabecera que se ocupa de estos temas, Eugenia y Narcís son más de ir al Teatro Real y sonreír a la entrada con amabilidad y glamour. Sin embargo, Narcís Rebollo es empresario y seguro que a la hora de justificar su incursión en el sórdido mundo del mercadeo de morbo justifica esta aparente incoherencia con la frase adecuada: business is business, expresión que adelantó ya en a principios del siglo XVII don Francisco de Quevedo: "Poderoso caballero es don dinero", autor de otras como "es amarga la verdad".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin