Actualidad

El "huérfano" Kiko Rivera destroza a Isabel Pantoja: "Me debe tres millones de euros ¡No quiero su apellido!"

Kiko Rivera toma la palabra de nuevo este miércoles para atacar a su madre, Isabel Pantoja, y contar datos que hasta ahora no había revelado sobre la herencia de su padre, Paquirri. El marido de Irene Rosales dice que la cantante le debe "tres millones de euros" y que "ha hecho mal las cosas", pero reconoce que, por principios, no puede demandarla y cargar con la culpa de que termine entre rejas otra vez.

"Mi madre me debe 3 millones pero no quiero verla en la cárcel", asegura durante una entrevista en Lecturas. "Tengo motivos para demandarla, pero no quiero meterla en la cárcel", alega el DJ, que cuenta lo que le aconseja su equipo legal. "Mis abogados me dicen que la única solución es la querella contra mi madre. Pero no puedo. Supón que ha cometido algún delito. Tiene antecedentes penales".

En lo referente al dinero, Kiko también cuenta que cuando su madre tuvo que pagar la fianza o la multa antes de ingresar en prisión, él pidió una hipoteca de 1,2 millones de euros para ayudarla, esa era la cantidad total que debían abonar. Después se enteró de que su tío, Agustín Pantoja, y su progenitora pidieron más dinero a otros amigos y allegados, recaudaron unos 800.000 euros. "¿Por qué me habéis hecho firmar para pedir un dinero que ya teníais? ¿Dónde está ese dinero?", les pregunta.

"¡Es tan duro ser huérfano sin serlo!"

En esta nueva charla con Mila Ximénez, el hijo de Paquirri se sincera al hablar del duro proceso personal que está viviendo. "Esta siendo muy complicado. No deja de ser mi madre. ¡Ese dolor lo tengo! ¿Sabes lo que ha sido este último fin de año? Desde que tengo uso de razón lo he pasado en Cantora. ¡Es tan duro ser huérfano sin serlo!", cuenta Kiko. "He tenido que borrar su número de teléfono para no llamarla. Me puede el sentimiento, todos los días tengo la tentación de llamarla".

El distanciamiento se ha hecho patente en la comparación de las dos coronas que la tonadillera mandó tras las muertes de la madre y el padre de Irene. "Cuando murió mi suegro, Manuel, pensé: 'No hay motivo más grande para que haya un acercamiento'. Estaba equivocado. Entre la corona que mandó mi madre cuando murió mi suegra y la que mandó a mi suegro hay una gran diferencia. Con mi suegra escribió algo así como: 'Siempre cuidaré de nuestras nietas'. En el de mi suegro firmaba: 'La familia Pantoja'", recuerda el DJ.

Lea también - Ramón Calderón va a por todas contra Kiko Rivera

Sin piedad contra su tío Agustín

Rivera también tiene palabras críticas para su tío Agustín. Incluso duda de que no pudiera hacer nada para evitar la prisión de su hermana por el 'caso Malaya': "Quiero pensar que él no podía hacer nada, pero tengo mis dudas. Mi madre puso al mando a mi tío", dice Kiko, antes de añadir: "Creo que pudo hacer más. No digo que lo sepa, es mi opinión".

El ataque contra Agustín no queda ahí. Kiko se explaya: !¡A lo mejor he sido un pequeño estorbo entre él y mi madre y ahora es cuando está a gusto! Quería quedarse solo con mi madre y manejarla. No quiero decir que esté prisionera, pero a la vista está. Cuando mi madre llama aquel famoso día a Sálvame, mi tío aporreaba la puerta y ella no le abría. Con tu edad, ¿tienes que encerrarte para hablar por teléfono? ¡Cuando solo te importa el dinero las cosas te van a salir muy mal!", exclama.

Preguntado por si espera el perdón de su madre, Kiko responde con contundencia: "No quiero un perdón público. Quiero que tenga la valentía de decir: '¡No vamos a volver a hablar nunca! Nuestros caminos se han separado, pero te lo voy a explicar todo'. ¡Quizá nos debamos pedir perdón ambos! ¡No me arrepiento!", señala Paquirrín, que remarca que no va a acudir a los tribunales contra ella: "Me duele que digan que la voy a demandar. ¡No lo voy a hacer! Por mis principios, creo que no seré capaz. Pero tengo motivos para demandarla, ha hecho mal las cosas".

Para evitar esta demanda, Kiko cuenta cuáles son los próximos pasos a dar: "Intentamos ponernos en contacto con sus abogados, desconocemos quiénes son. Es mejor un mal acuerdo que un buen juicio", explica. El acuerdo podría pasar por la venta de Cantora: "Si quieres venderla, el 47,6% me lo tienes que dar. Antes no. ¡Yo te daba la vida¡ ¡Ya no debo nada! Anteayer me levanté el último embargo que tenía de Cantora ¡Lo debes tú!", dice con dureza.

Acercamiento de Isabel con sus nietas

La visita de Anabel Pantoja a su tía fue un paso importante en su posible acercamiento. La joven posibilitó la conversación de Isabel con sus nietas: "Llamaron al teléfono y era mi tío Agustín. Mi prima se fue para el cuartito, Irene, que es muy cuca, le llevó a las niñas para que hablasen con la abuela. No me enteré en ese momento", recuerda Kiko, que reconoce que no le sentó bien: "Le dije a Irene: '¡Eso no es así!'. Me encanta que mis hijas hablen con la abuela, pero ella no ha llamado para hablar con las nietas, se las ha encontrado de chiripa (...) A los dos días, Irene recibió un mensaje de mi madre en el que le pedía hablar con las niñas. Me lo enseñó y dije: '¡Así sí!'. Habló con las niñas. ¡De maravilla! Mis niñas, contentas, no tienen culpa. Incluso su mi madre me llamase, sabría que es para hablar con las niñas y les daría el teléfono. ¡No quieres hablar conmigo, yo tampoco!", declara.

Sin embargo, la esperanza de la reconciliación duró solo dos días, cuando "viene un amigo de la familia que no vive aquí y me dice: 'Me sabe muy mal pero vengo a por el coche'". El DJ reaccionó: "Le dije: '¿Te ha tocado a ti el marrón?'. Sacamos las cosas que teníamos dentro y ya se lo han llevado. ¡Ven tú! ¡Hay que dar la cara!", le dice directamente a su madre.

Lea también - Isabel Pantoja recupera el coche que le había regalado a su hijo Kiko Rivera

En su larga entrevista, Kiko también cuenta cómo vio su hermana Isa a su madre: "Me ha dicho que la veía bien. Físicamente jodida, que está con sus gatitos. ¡Que la veía con sus cojones de toda la vida de Dios! ¡Como es ella!", desvela. Además, recuerda que su hermana le ha dicho que su madre se refiere a él como "ese".

"¡No quiero el apellido Pantoja!"

Por último, reconoce que le dolió que su madre le acusara de ser "un gastador": "Me fastidió que mi madre dijera que me he gastado todo lo que he ganado ¡Es mío!", y deja claro que él administrará el dinero de sus hijos de forma muy diferente a ella: "Tú te has gastado lo tuyo y lo mío. A mis tres hijos cada mes les aparto la misma cantidad para cuando sean mayores", dice antes de cerrar su charla con una durísima sentencia: "¡Soy yo el que no quiere nada contigo! ¡Me haces daño! ¡Eres tú la que me has fallado! ¡Eres tú la que me has mentido! ¡Soy yo el que no quiere el apellido Pantoja ni con agua caliente!".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin