Actualidad

El frente oculto de Isabel Pantoja: al descubierto su imputación penal por presunta estafa

Su millonaria deuda con Hacienda y su tregua con su propio hijo, Kiko Rivera, no son los únicos frentes que tiene abiertos Isabel Pantoja. Ha trascendido que la tonadillera se enfrenta a un nuevo procedimiento penal que le podría poner las cosas muy complicadas.

Lea también - Aumenta la deuda millonaria de Isabel Pantoja: Hacienda le reclama ahora 250.000 euros

Así lo cuenta Paloma García-Pelayo en Ok Diario. La periodista ha informado que la artista tiene una imputación por presunta estafa. 

Para entender la historia es necesario remontarnos a 2004, cuando la constructora Codabe demandó a su sociedad Panriver56 por impago de unas obras. Unas construcción que realizó en un terreno de 4.000 metros cuadrados de Fuengirola, en Málaga.

Sobre esta concesión municipal construyó un restaurante, la discoteca Cantora Kopas y una tienda de souvenirs. Sin embargo, a la hora de pagar, según dicho diario, Pantoja no pagó lo que verdaderamente costó sino la cantidad que venía fijada en el presupuesto inicial. 

Así las cosas, la constructora demandó a Pantoja y a finales de 2004, la Audiencia Provincial de Málaga le dio la razón y condenó a la tonadillera a indemnizarle con 92.000 euros. La artista no subsanó la deuda y se convirtió en un nuevo embargo de su chalé marbellí, Mi Gitana. 

Años después, en 2015, para hacer frente a sus deudas y mientras estaba encarcelada, Isabel vendió el chalé por 2.255.476 de euros. De la gestión se encargó su hermano Agustín, al que le había cedido poderes generales antes de ingresar en prisión.

Esta cantidad, no obstante, le era insuficiente para saldar las deudas que tenía arrastradas con la vivienda. Para subsanarlas, hizo, por medio de su hermano, diferentes pactos con los acreedores. Con Codabe SL se pactaron pagar 62.759 euros en puesto de los 87.775 euros pendientes y los 26.332 de intereses y costes.

Lea también - El retorno de Isabel Pantoja: pone fecha a su reaparición en los escenarios

Sin embargo, los problemas no acabarían ahí para Pantoja. Esta empresa malagueña contrajo, también en 2004, una deuda con otra constructora de Córdoba, Hormofer SL. De esta forma, tal y como recoge la periodista, Hormofer se hacía con el derecho de cobro del embargo de Mi Gitana.

En resumidas cuentas, la cantante, por medio de Agustín, saldó supuestamente su deuda con la constructora equivocada y esta le presentó una demanda en 2017 por presunta estafa. Hormofer también demandó a la constructora Codabe por cobrar ese dinero. 

Ha trascendido que la cantante declaró por videoconferencia desde Chiclana en diciembre de 2018 ante el titular del juzgado número 3 de Marbella. En julio del año pasado, además, solicitó el archivo de la querella. Alegan que no es responsable al no estar presente en las negociaciones ni en la firma de la venta. "El cambio de deudor no se modificó en el registro", asegura su abogado penalista en su defensa. El procedimiento todavía sigue en pie.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin